Twitter

Muchos mexicanos se sintieron apenados después de que un periodista de su país fuera identificado por el FBI como el sospechoso que robó la playera que el mariscal de campo Tom Brady usó durante su victoria en el pasado Super Bowl. La noticia llega en un pésimo momento — a Donald Trump y sus simpatizantes les encanta explotar este tipo de narrativas.

Así que la compañía cervecera Bud Light decidió lanzar en México una campaña en redes sociales para defener el honor de los mexicanos y mostrarle a Brady que no todos son así.

Advertisement

El hashtag #NoSomosAsí ahora está circulando en Twitter y Facebook. Claro que lo único que Bud Light quiere es vender más cerveza pero tal vez ayude a que los gringos no hagan generalizaciones sobre sus vecinos del sur.

La NFL ya tiene programado un juego en la Ciudad de México el 19 de noviembre entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Raiders de Oakland en el Estadio Azteca. Y al parecer varios usuarios en redes sociales quieren que Brady se sienta en casa sin miedo a perder otra camiseta.

El jersey de Brady fue encontrado en la Ciudad de México en la casa de Martín Mauricio Ortega, ex director del diario La Prensa. Una investigación de la policía de Houston y el FBI reveló que Ortega entró al los casilleros de los jugadores al acabar el Super Bowl y se llevó la codiciada camisa. Ortega contaba con una acreditación de prensa internacional.

Advertisement

Aún no se han presentado cargos contra Ortega, quien también había robado un casco del Super Bowl del año pasado y otra playera que Tom Brady usó en su penúltimo campeonato.

Varios medios también publicaron el hashtag e incluso los Xolos de Tijuana de la Liga MX han decidido poner la etiqueta en sus playeras para divulgar el mensaje.

Tom Brady recibió su playera el lunes por la mañana durante una conferencia de prensa junto al dueño de los Patriots, Robert Kraft, quien apoyó a Donald Trump en las elecciones presidenciales. “Hizo un viaje internacional”, dijo Kraft de manera sarcástica al devolverle la playera a Brady.

Ojalá que el jugador que es íntimo amigo de Donald Trump no haga generalizaciones sobre los mexicanos.