Getty Images

Este artículo se publicó originalmente en Univision Noticias.

México deporta a miles de ciudadanos estadounidenses cada año, y aunque la cifra no se compara con los cientos de miles de mexicanos deportados por Estados Unidos, el número va en aumento.

Advertisement

En el sexenio del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) México “devolvió” a su vecino un promedio de 500 estadounidenses por año. Con el presidente Enrique Peña Nieto la cifra remontó hasta los 2,000.

Datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación refieren que desde diciembre de 2012 a diciembre de 2016, México deportó 4,513 personas a Estados Unidos y asistió en el retorno de 1,160 estadounidenses.

Advertisement

Es decir, que durante el gobierno de Peña Nieto un total de 5,673 estadounidenses –la mayoría adultos– fueron “devueltos” a su país.

Advertisement

El número de repatriados a EEUU fue creciendo sin freno con Peña Nieto: en 2012 fueron 667; en 2013 subió a 722; en 2014 a 953; en 2015, hubo 2,282 y solo en 2016 la cifra tuvo una ligera caída, quedando en 2,149 personas "devueltas".

Los estadounidenses pueden ser “devueltos” por deportación o retorno asistido y las razones son diversas, ya sea por una situación irregular en sus documentos migratorios, porque existe una condición de vulnerabilidad o inclusive por ser un fugitivo de Estados Unidos.

En la opinión de Rodolfo Córdova, quien es investigador de temas migratorios y ha sido consejero ciudadano del Instituto Nacional de Migración (INM), los requisitos para que un estadounidense visite o radique en México son sencillos, y eso explicaría porqué los casos de deportados o retornados son menos frecuentes. Su hipótesis para la deportación de estadounidenses apunta más a que se trata de personas que llegaron a México con una alerta migratoria de Interpol (la Organización Internacional de Policía Criminal).

“No hay cifras o datos públicos (unificados) sobre las razones de las deportaciones, pero basado en los tipos de casos que se han visto podría decir dos cosas: hay muchos casos relacionados con prófugos de la justicia o que traían un proceso penal en Estados Unidos, o muchos que eran buscados por casos de pederastia. Lo otro que tampoco sabemos es si esos deportados tenían doble nacionalidad”, dijo Córdova a Univision Noticias.

Los deportables

El pasado 10 de enero, México repatrió a Estados Unidos a Zafar Zia, de 32 años, sospechoso del ataque armado a un funcionario estadounidense del consulado de Estados Unidos en Guadalajara.

Advertisement

Advertisement

En 2015 las autoridades mexicanas deportaron a Charles Anderson Arles, originario de Oklahoma, Estados Unidos, quien fue enjuiciado en Estados Unidos por haber violado su libertad provisional y huir a México.

En febrero de 2014, durante un operativo el Instituto Nacional de Migración detuvo a cinco estadounidenses en situación migratoria irregular, dos de ellos fueron deportados inmediatamente tras comprobarse que sus nombres figuraban entre las alertas migratorias por haber cometido delitos sexuales en su país.

En octubre de 2013, Robin Davis fue interceptado en el aeropuerto del céntrico estado de Puebla y deportado a Houston, Texas, donde fue recibido por autoridades de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), luego que las autoridades mexicanas detectaran que era acusado de agresión sexual contra una menor de 14 años en California.

Advertisement

Pero México no solo recurre a deportaciones. También emplea los retornos asistidos, un mecanismo con el que se ayuda a las víctimas de un delito, que están en situación de riesgo e incluso a fugitivos estadounidenses que logran demostrar que corren peligro en su país.

En enero de 2016, el Instituto Nacional de Migración (INM) asistió en el retorno a Estados Unidos del menor estadounidense Ethan Couch, quien huyó de su país junto a su madre mientras cumplía una sentencia de 10 años de libertad condicional por matar a cuatro personas mientras conducía en estado de ebriedad. El joven logró el retorno asistido luego de promover un recurso legal que duró 28 días.

No hay un perfil

Las estadísticas disponibles no refieren cuáles son las principales razones de deportación, pero hay estadounidenses que se convirtieron en migrantes irregulares en México al haber emprendido un viaje de aventura sin haber registrado su ingreso.

Advertisement

Advertisement

Es el caso de los norteamericanos Patrick Kowalski y Brenda Long, quienes fueron entrevistados por el diario La Opinión en 2015 y dijeron que cruzaron a México en busca de tranquilidad y juerga.

“No sabía que podían repatriar a un estadounidense”, declaró Kowalski mientras se encontraba retenido en una estación migratoria.

Este artículo se publicó originalmente en Univision Noticias.

Advertisement

Puedes seguir a Sergio Rincón en @serchrincon