AP

El Presidente Donald Trump usó su discurso ante el Congreso el martes por la noche para repetir varias mentiras sobre la inmigración y los inmigrantes. Dijo que los inmigrantes son criminales violentos que están reduciendo los salarios estadounidenses.

"[Las deportaciones] van a aumentar los salarios, van ayudar a los desempleados, van ahorrar miles de millones de dólares, y van a hacer nuestras comunidades más seguras para todos”, Trump dijo al hablar sobre sus políticas de inmigración.

Advertisement

Pero no es verdad. En una investigación publicada el año pasado, la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina señaló que los inmigrantes tienen "poco o ningún efecto negativo de largo plazo en el nivel de los salarios o el empleo de los trabajadores nativos”.

Trump también reiteró su narrativa negativa sobre los inmigrantes indocumentados. Dijo que son una bola de criminales violentos y prometió establecer una nueva agencia llamada VOICE (la Oficina para Víctimas de Crímenes de Inmigrantes). También invitó a un grupo de familiares de víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados a presenciar su discurso en el Congreso.

Sin embargo, varios estudios han desacreditado la idea de que los inmigrantes son más propensos a cometer más delitos que otros grupos.

ABC News señala:

Un estudio de 2015 del Consejo Americano de Inmigración, una organización sin fines de lucro, encontró que "los inmigrantes son menos propensos a cometer delitos graves o a ser encarcelados que los ciudadanos nacidos en el país, y que los altos índices de inmigración están asociados con índices bajos de delitos violentos y delitos contra la propiedad”. Esto es cierto tanto para los inmigrantes documentados y los no autorizados, independientemente de su país de origen o su nivel de educación, según el estudio.

El presidente también habló de todos los criminales que ha expulsado del país mediante sus órdenes ejecutivas que piden al Departamento de Seguridad Interna intensificar las redadas contra las comunidades de inmigrantes.

Advertisement

"En estos momentos, estamos expulsando pandilleros, narcotraficantes y delincuentes que amenazan a nuestras comunidades y se aprovechan de nuestros ciudadanos. Los malos están saliendo mientras hablo esta noche, como había prometido", espetó Trump.

En la administración anterior, el Presidente Obama ya le había encargado a las autoridades de inmigración enfocarse en la deportación de criminales violentos. No quiso dar prioridad a aquellos inmigrantes cuyo único delito es estar en el país de manera ilegal. Pero Trump, por otro lado, prometió deportar a todos los inmigrantes indocumentados.

El diario The New York Times concluyó: "Con poco capital humano y recursos limitados, [las redadas] podrían resultar en una mayor proporción de delincuentes no violentos entre los inmigrantes que son deportados. Varios estudios han concluido que los inmigrantes cometen menos delitos per cápita que las personas nacidas en los Estados Unidos”.

Advertisement

Estas redadas también están separando a familias como la de Guadalupe García de Rayos. Los hijos de Guadalupe, Jaqueline y Angel, viajaron a Washington D.C. para ver el discurso de Trump. Ellos vieron como los agentes de inmigración se llevaron a su madre en un camión a principios de febrero para deportarla. Había vivido en Estados Unidos 21 años.