AP

No hay duda que el Papa Francisco es un hombre de fe. El Pontífice incluso mostró que aún tiene fe en Donald Trump durante un intercambio de regalos para conmemorar la visita del mandatario estadounidense al Vaticano.

En la reunión privada del miércoles Francisco le otorgó a Trump una copia de “Laudato si”, la carta que el Papa publicó en 2015 llamando a un movimiento de activismo ambiental teológico para combatir el cambio climático.

Advertisement

Trump—el hombre que se ha jactado de imponer su rudeza diplomática ante los líderes de todo el mundo —recibió una mega tarea por ir al Vaticano.

A Trump le va a costar trabajo. Sabemos que prefiere sus libros llenos de fotos, mapas y gráficas. El regalo de Francisco es un texto de 200 cuartillas que Trump aceptó con una sonrisa en un intento por ignorar los desacuerdos públicos de ambos líderes en temas como la inmigración, el capitalismo y el medio ambiente.

Advertisement

Hace menos de dos meses, el Vaticano le rogó a Trump escuchar las “voces disidentes” que criticaron a la administración por anular varias protecciones ambientales y recortar el presupuesto de la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Advertisement

El Vaticano describió la conversación entre ambos líderes como “cordial”, según un comunicado emitido poco después de concluir la reunión. Según la sede de la Iglesia Católica existe un “compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia”.

El comunicado subrayó que Trump y Francisco expresaron un deseo mutuo por lograr una “colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en Estados Unidos, comprometida al servicio de las poblaciones en los campos de salud, educación y asistencia a los migrantes”.

“Pues, lo estaré leyendo”, Trump supuestamente le dijo a Francisco al recibir la tarea de 200 cuartillas.

This post was originally published in Fusion.