Getty Images

El nuevo plan de Donald Trump para establecer una unidad especial enfocada en las deportaciones podría afectar mucho más a los inmigrantes indocumentados provenientes de Canadá y Europa que a los mexicanos que tanto ha difamado a lo largo de su campaña.

Durante su discurso sobre migración el miércoles en Arizona, Trump explicó que su “nueva fuerza especial de deportaciones” se enfocaría en deportar a criminales, pandilleros, a los inmigrantes que representan una amenaza para la seguridad, y a los inmigrantes que han permanecido en el país con visas ya expiradas.

Advertisement

“Casi medio millón de personas permanecieron en el país cuando expiraron sus visas el año pasado. Sacar a estos individuos será la máxima prioridad de mi administración”, dijo Trump en Phoenix, Arizona el miércoles por la noche. Dijo que es uno de los temas principales para resguardar la seguridad nacional. “Quienes se quedan después de que expira su visa plantean—y son un gran problema— y plantean una amenaza considerable a la seguridad nacional”, Trump espetó.

La mayoría de los inmigrantes que estarían en la mira de la unidad especial que propone Trump, aproximadamente 4.5 millones de personas, serían extranjeros que simplemente se han quedado en el país con visas expiradas, según un análisis del Washington Post.

¿Pero quiénes son estas personas? Es difícil darles seguimiento. Sin embargo, las cifras que sí están disponibles muestran una tendencia que no muchos conocen. Según datos gubernamentales, 123,729 ciudadanos europeos y 93,035 canadienses se quedaron más tiempo de lo establecido por sus visas. En comparación, los datos muestran que solamente se quedaron 42,114 mexicanos una vez que sus visas expiraron. Para poner esto perspectiva, la embajada de Irlanda en Washington, D.C. calcula que hay hasta 50,000 inmigrantes irlandeses indocumentados viviendo en los Estados Unidos y la mayoría se han quedado en el país con visas expiradas.

Advertisement

Advertisement

La unidad de deportaciones de Trump, aún si llegara a ser creada con la intención de convertirse en una trampa mortal para los mexicanos, podría terminar afectando a las personas que se parecen más a Trump y a su esposa – personas blancas de descendencia europea.

Según un reporte de Politifact realizado por Marc Rosenblum del Instituto de Políticas Migratorias, solamente el 16% de los mexicanos—y aproximadamente el 27% de los centroamericanos—que viven en los Estados Unidos entraron al país ilegalmente con una visa de turista o de negocios. Los mexicanos y los centroamericanos no tenían tantas dificultades para obtener una visa hasta hace poco. Todo se complicó con la creación de una serie de nuevas leyes al final de la década de los noventa y la implementación de regulaciones fronterizas más estrictas después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York.

Las estadísticas muestran que la unidad especial de Trump tiene más probabilidad de perseguir a los canadienses y europeos que a la población mexicana y centroamericana.

Sin embargo, hay que tomar otros factores en cuenta. Existe otra probabilidad estadística que debemos considerar y que es bastante importante. Es más probable que la unidad policial se enfoque en las personas de color y no en los que parecen canadienses o europeos blancos. En realidad, las personas con piel morena y negra estarían en la mira de un equipo creado para deportar, especialmente uno creado por Trump.

Trump podría crear una fuerza especial para buscar e intimidar mexicanos y a otros inmigrantes con piel oscura, pero tendría que nombrar a ésta la “Fuerza Racista de Deportaciones”.