AP

Una nueva encuesta publicada por la compañía mexicana Parametría junto con la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México y la organización Freedom House afirma que la mayoría de los periodistas en México dicen ser censurados por las empresas en donde trabajan.

La Encuesta Nacional de Periodistas 2016 subraya que el 93% de los periodistas que participaron en el estudio cree que la censura es una práctica que viene desde el interior de los medios de comunicación. Más del 70% de los periodistas encuestados dijeron que los dueños y propietarios de las empresas donde laboran intervienen en las decisiones editoriales.

Advertisement

Los encuestados señalaron que la inversión gubernamental en publicidad suele influir la línea editorial de los medios. “Los medios prefieren evitar publicar temas que afecten a los organismos estatales o la clase política”, señala uno de los testimonios del estudio.

“El control financiero, a través dela publicidad oficial en los medios, ha sido, es y espero que no siga siendo por mucho tiempo el mejor instrumento de control de las libertades de expresión”, subraya otro de los testimonios recopilados.

Imagen de captura parametria.com.mx

Casi el 90% de los periodistas encuestados afirmó que la violencia y las amenazas de los gobiernos locales y el crimen organizado son limitantes para el ejercicio de la libertad de prensa en México. Según el estudio, 6 de cada 10 periodistas en México han sufrido algún tipo de agresión física, psicológica, jurídica y digital, entre otras. Los periodistas sospechan que los agresores han sido principalmente funcionarios públicos y/o miembros de su equipo.

Advertisement

Advertisement

La mayoría de los periodistas agredidos mencionaron que buscaron ayuda de familiares, amigos y colegas en situaciones de peligro. Menos del 25% de los periodistas entrevistados acudieron a las fiscalías, las autoridades locales o las comisiones de derechos humanos para solicitar protección.

El estudio se realizó usando una metodología mixta de grupos de enfoque, entrevistas a profundidad y encuestas vía internet. Todos los participantes se identificaron como periodistas y comunicadores.

El estudio llega en medio de un debate nacional sobre el supuesto espionaje del estado mexicano contra periodistas, activistas y críticos.