AP

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) inauguró esta semana la oficina de Atención a Víctimas de Crímenes Cometidos por Inmigrantes (VOICE, por sus siglas en inglés). La oficina cuenta con una línea telefónica para que las supuestas víctimas y sus familiares que se han visto afectados por crímenes cometidos por inmigrantes indocumentados puedan recibir apoyo y asistencia.

La creación de esta nueva oficina es parte de lo que Donald Trump prometió en febrero durante su primer discurso ante el Congreso. El presidente estadounidense dijo que haría todo en su poder para darle “voz a aquellos que han sido ignorados por nuestros medios de comunicación y silenciados por intereses especiales”. Cabe destacar que Trump decidió ignorar los estudios que sugieren que las tasas altas de inmigración tienen una correlación con la disminución de la criminalidad.

Advertisement

“He estado aplicando las leyes migratorias por más de 33 años. Hoy es un buen día”, dijo Thomas Homan, director interino de ICE, durante una conferencia de prensa el miércoles por la mañana.

Según la página web de VOICE la nueva línea telefónica le brinda los siguientes servicios a las supuestas víctimas y sus familiares:

  • Asistencia para registrarse y recibir información automatizada sobre el estatus de un extranjero en la custodia del servicio de Intercambio de Información y Notificación a las Víctimas (VINE) del Departamento de Seguridad Interna (DHS).
  • Más información y acceso al historial criminal o migratorio de un extranjero.
  • Contactos locales que pueden ayudar a las víctimas con sus peticiones.
  • Acceso a profesionales disponibles y capacitados en las ciencias sociales para dirigir a las víctimas a los servicios adecuados.

Decidimos marcar por teléfono.

Nos saludó una grabación que explica que el servicio existe para dar información “a las víctimas y sus familias que han sido impactados por un crimen cometido por un extranjero que podría ser sujeto a la expulsión”. La grabación luego le pide a las personas que llaman escoger si quieren hablar con un agente en español o inglés.

Advertisement

La grabación subraya que el servicio no es “una línea directa para reportar un crimen” y le pide a las personas que llaman contactar a la policía local o la línea de informes de ICE para cualquier denuncia.

ICE también anunció la creación de su nuevo servicio DHS-VINE, el cual le “ayudará a las víctimas a darle seguimiento a la situación de custodia de los extranjeros ilegales que son responsables de crímenes”.

Estos nuevos servicios encapsulan las prácticas de la administración Trump para generar miedo en las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos. También crea una nueva clase de gente y divide a la población en dos categorías: los que han cometido crímenes y los extranjeros que cometen crímenes. Las víctimas del crimen también son categorizadas de la misma manera.

Advertisement

“Cada crimen es terrible, pero estas víctimas son distintas – y son ignoradas con demasiada frecuencia”, dijo el Secretario del Departamento de Seguridad Interna, John Kelly, en un comunicado que anuncia la inauguración de la nueva oficina. “Son víctimas de crímenes que nunca debieron suceder – porque mucha de la gente que los victimizó no debía estar en el país en primer lugar”.

Estos programas podrían proyectar a los inmigrantes como una especie de villanos.

“El programa VOICE no hará nada para mejorar la seguridad pública”, afirmó Carl Lipscombe, subdirector de la Alianza Negra para la Inmigración Justa, una organización que lucha por los derechos de los inmigrantes. “Más bien, como todos los programas migratorios de la administración, servirá como otro medio para que las personas con tendencias nacionalistas y xenofóbicas criminalicen y genéren miedo en las comunidades y familias de inmigrantes. Hoy no es un buen día”.

Advertisement

Desafortunadamente, la línea telefónica de VOICE es la primera de muchas propuestas similares. ICE reveló a través de su cuenta de Twitter que la agencia “pretende expandir los servicios de VOICE en el futuro”.

Jorge Rivas contribuyó a este reportaje.