Heriberto Paredes

TIJUANA, México — Los inmigrantes haitianos cambiaron la cocina de Lonchería Dulce, un changarro en el centro de Tijuana conocido por sus quesadillas y su delicioso bistec ranchero.

La dueña de Lonchería Dulce, Fausta Rosalía, me dijo que decidió cambiar su menú mexicano cuando cinco mujeres haitianas llegaron al comedor anhelando un sabor casero.

Advertisement

En los últimos meses una oleada de haitianos ha llegado a la ciudad fronteriza intentando cruzar hacia los Estados Unidos para pedir asilo. Los albergues de la ciudad estiman que ya hay más de 2,000 haitianos en Tijuana.

“Las mujeres me dijeron si les daba permiso para hacer un poco de comida para ellas en la cocina”, me dijo Rosalía. “La comida de aquí no les gusta”. Una de la haitianas incluso le hizo una propuesta: “¿Qué le parece si hacemos comida de nosotros y la vendemos? Yo trabajo con usted”.

Rosalía pensó que podría ser una buena oportunidad para su negocio y una manera de atraer a la nueva clientela de inmigrantes haitianos que se van de la isla extrañando el aroma y el sabor de su cocina tradicional.

Advertisement

Entonces decidió acompañar a las haitianas al mercado para comprar los ingredientes necesarios para cocinar el típico pollo haitiano: cebolla, cebollín, chile habanero, chile seco, manteca y aceite.

Y así es como nació el primer restaurante haitiano de Tijuana.

Heriberto Paredes

La Lonchería Dulce ya tiene un mes vendiendo platos de pollo frito haitiano con verduras, arroz y habichuelas a 40 pesos (dos dólares). Ha dejado de ofrecer los tacos y las tortas para darles una comida que les recuerda a su país.

Es un pedacito de casa en una tierra lejana y extraña.

“Después de tres meses de viaje tenemos suerte de comer un pollo con el sabor haitiano”, me dijo Charles, un inmigrante haitiano que pidió no publicar su apellido. “Mucha gente no logró llegar hasta aquí”.

Charles tiene 24 años y nació en Port-au-Prince pero vivió casi cinco años en Brasil trabajando como plomero. Sin embargo, la crisis económica y política en el país sudamericano lo impulsó a buscar una nueva vida en Estados Unidos.

Rosalía entiende a los haitianos porque ella también fue migrante. Nació en el estado de Oaxaca pero se fue a la Ciudad de México buscando trabajo y acabó en Tijuana abriendo un changarro de comida mexicana. Su esposo y su hija ahora trabajan en el comedor junto con tres mujeres haitianas.

Rosalía y su esposo.
Heriberto Paredes

El changarro, que se encuentra dentro de un taller de autos en la Calle Ocampo, se llena a las 11 de la mañana. Algunos mexicanos se acercan por curiosidad al ver una congregación de hombres de tez negra.

Advertisement

Rosalía me dice que su nuevo menú ha logrado trascender las barreras culturales. “Ahora vienen mexicanos, también americanos. El otro día vino una señora y me pidió comida para llevar al otro lado”.

Incluso los albañiles de la zona se dirigen al comedor para probar los platos caribeños.

El changarro se ha vuelto tan popular y ya tiene tanta demanda que los clientes llegan temprano para apartar su comida. Se les entrega una ficha para que puedan volver más tarde a comer.

Advertisement

Rosalía ya se sabe las recetas pero dice que son las cocineras haitianas las que le dan el toque mágico a la comida.

“La principal diferencia con el pollo estilo mexicano es el condimento”, explica. “También hacen el arroz de otra manera. Ellos dicen habichuela pero para mí es frijol. Usan mucho frijol en la receta. Ahora estoy comprando seis kilos de frijol al día”.

Heriberto Paredes

Rosalía subraya el esfuerzo de las haitianas y su buena disposición para trabajar. Dice que incluso ya habla con ellas en español.

Advertisement

La mayoría de los haitianos que van al changarro pasaron tres meses viajando por tierra desde Brasil. Muchos de ellos se asentaron en el país sudamericano después del terremoto de 2010 que devastó a la isla. El gobierno brasileño ofreció incentivos para que los haitianos trabajaran en la construcción de las obras para el mundial de fútbol y las Olimpiadas.

Pero el sueño brasileño ha desaparecido y ahora muchos están mirando hacia el norte.

Hasta hace poco el gobierno de Estados Unidos ofrecía el Temporary Protected Status o “Estatus de Protección Temporal” para las víctimas del terremoto en Haití de 2010. Esto le permitía a muchos inmigrantes haitianos no ser deportados y recibir una visa humanitaria al llegar a Estados Unidos.

Advertisement

Sin embargo, el 22 de septiembre el Departamento de Homeland Security anunció que retiraría esta política migratoria para los haitianos. Ahora los haitianos tienen que pedir asilo en Estados Unidos y están expuestos a la deportación si no reciben un estatus legal.

La mayoría de los haitianos ingresan a Perú y pasan por Ecuador, Colombia y el resto de Centroamérica para llegar a México. Hacen este recorrido con la ayuda de un coyote y al cruzar México se entregan a la autoridades migratorias en Tapachula, Chiapas.

Ahí les conceden un “salvoconducto” que les permite estar en México de 20 a 30 días sin ser deportados. Los haitianos aprovechan este permiso para llegar hasta el norte de México e intentar cruzar a Estados Unidos.

Advertisement

Desde mayo los albergues en Tijuana se han estado llenando de inmigrantes haitianos. Las autoridades migratorias en Estados Unidos le han pedido a sus contrapartes mexicanas controlar el flujo. Los haitianos deben registrarse en las listas de las organizaciones humanitarias en Tijuana que se encuentran en cordinación con agencias gubernamentales y las autoridades migratorias. De 50 a 100 inmigrantes son procesados por día para solicitar asilo en Estados Unidos.

Sin embargo, los largos procesos hacen que muchos se queden varados por meses esperando una fecha para poder cruzar. Algunos de los hombres se encuentran dentro de centros de detención y son sus esposas y hijos quienes acuden a las citas de entrevista para pedir el asilo.

Algunos de los que se encuentran varados en Tijuana buscan trabajo y la mayoría se las idea para no tener que regresar a Haití. El reciente paso del Huracán Matthew sólo ha empeorado las condiciones en la isla.

Heriberto Paredes

El changarro de Rosalía se ha convertido en un punto de encuentro para los inmigrantes haitianos en Tijuana e incluso ha promovido la convivencia con los residentes.

Advertisement

Tijuana siempre se ha caracterizado por ser un lugar de migrantes chinos, centroamericanos y otros estados de la República. Sin embargo, la presencia de miles de haitianos no pasa desapercibida en una ciudad con una población afro-descendiente casi inexistente.

Y no todos los tijuanenses son como Rosalía. Algunos comerciantes del centro han empezado a quejarse de la presencia de inmigrantes “negros” en las calles. También se han creado grupos en Facebook en contra de los haitianos.

El flujo migratorio de los haitianos parece sacar lo mejor y lo peor de los tijuanenses.

Advertisement

Charles se termina el pollo que ordenó y se queda platicando mezclando el francés y el portugués.

“Las naciones ricas deben realmente ayudar a las naciones pobres o habrán muchos más migrantes. Solo queremos escuelas, hospitales, trabajo”, dice.

Tiene una cita en noviembre para cruzar hacia Estados Unidos. No sabe si va a poder quedarse. La incertidumbre es aterradora pero mientras está en la Lonchería Dulce se muestra sonriente.

Advertisement

La comida de su país natal parece darle una paz interna y por un par de minutos siente que nunca se fue de casa.