Imagen de Chris Treadway/East Bay Times via AP

Cuatro estudiantes de Albany High School, una preparatoria en la área de la Bahía de San Francisco en California, están demandando a su distrito escolar tras ser suspendidos por publicar y darle like a contenido racista en la red social Instagram.

Las publicaciones incluyen una imagen de un estudiante negro y su entrenador con sogas en sus cuellos. Hay otras imágenes de mujeres de color siendo comparadas con changos, según el diario local The Mercury News.

Advertisement

Los administradores de la escuela se dieron cuenta de los comentarios el 20 de marzo, según la demanda. Luego suspendieron a cada estudiante que le había dado like a las imágenes. También suspendieron a los que escribieron cosas racistas en la sección de comentarios y publicaron las imágenes. Fusion no se pudo comunicar con los funcionarios de la preparatoria para confirmar el número de estudiantes suspendidos. El incidente impulsó varias protestas en la escuela.

El estudiante que publicó las imágenes podría ser expulsado, según el diario Los Angeles Times, pero no forma parte de la demanda. Su abogado no respondió a una solicitud de información de Fusion.

El cuerpo estudiantil de la escuela está conformado por 36.5% blancos, 31.6% asiáticos/isleños del pacífico, 4.6% afroamericanos y 17% hispanos/latinos (9.7% de los estudiantes son de “2 o más razas”), según la página web de la escuela.

Advertisement

Los cuatro estudiantes que demandaron al distrito escolar afirman que sus interacciones en Instagram sucedieron fuera de la escuela y que la administración no tiene autoridad sobre sus actividades o lo que dicen fuera del campus escolar. Argumentan que la escuela está violando sus derechos de libertad de expresión bajo la constitución federal y la del estado de California. Están demandando al distrito por el supuesto daño que les ha causado la suspensión y para que borren el registro del incidente de sus historiales disciplinarios.

También argumentan que fueron humillados y asaltados cuando la escuela organizó una “sesión de recuperación restaurativa” donde los otros estudiantes supuestamente se burlaron de ellos y los atacaron físicamente.

La demanda dice lo siguiente:

Los demandantes y los otros estudiantes suspendidos fueron forzados a marchar por la escuela y fueron formados en una línea para que todos o la mayoría de los estudiantes los pudieran ver. Los administradores de la escuela le permitieron a los estudiantes decirles cosas obscenas, gritar profanidades y burlarse de los demandantes y los otros que fueron suspendidos, a quienes no les permitieron irse de lo que la escuela considera un acto de ‘expiación’ pero verdaderamente fue una forma de humillación pública.

“Lo que hicieron posiblemente fue ofensivo, pero también cae en el marco de la conducta protegida por la Primera Enmienda… La escuela simplemente no tiene la autoridad para regular la libertad de expresión protegida por la constitución”, dijo Alan Beck, el abogado que representa a los cuatro estudiantes.

Advertisement

Los padres de los estudiantes que fueron los sujetos de las publicaciones en Instagram dicen que el contenido se debería considerar como un crimen de odio.

“Esto es un crimen de odio”, le dijo Sade Don-Pedro, la madre de uno de los sujetos de las fotografías, a un noticiero local. “La Primera Enmienda no te da el derecho de promover un crimen de odio en contra de un grupo por el color de su piel”.

“La discriminación contra otra persona no es un derecho”, dijo DeLisa Branch, la madre de otro estudiante que apareció en las fotos.

Advertisement

El distrito escolar de Albany no respondió a nuestras preguntas sobre la polémica. Sin embargo, algunos funcionarios le dijeron a los medios locales que están revisando la demanda.

“El distrito es muy cuidadoso para asegurarse de que nuestros estudiantes se sientan seguros en la escuela y estamos comprometidos en crear un ambiente de aprendizaje inclusivo y respetuoso para todos los estudiantes”, dijo la Superintendente del Distrito Escolar Unificado de Albany en un comunicado.