Los lugares en azul son más seguros, los rojos más peligrosos.

Este artículo fue publicado orginalmente en Lifehacker.

De cada 100,000 estadounidenses, aproximadamente 451 serán diagnosticados con cáncer cada año. Sin embargo, el riesgo de desarrollar cáncer puede variar por el lugar en donde vives. Algunos condados en Estados Unidos tienen tasas de cáncer mucho más altas que otros. Las tasas de cáncer parecen compaginarse con este mapa que mide la calidad del medio ambiente.

Advertisement

El estudio que compara este mapa con las tasas de cáncer, publicado el martes por el portal digital Cancer, afirma que existe una diferencia de 39 casos de cáncer (por cada 100,000 personas) entre las regiones con la mejor y la peor calidad de medio ambiente. Esta medición incluye la contaminación de aire, agua y tierra. También incluye otros aspectos que definen tu “medio ambiente” como el crimen, la seguridad vial y el acceso a la comida sana.

Los datos ambientales fueron recolectados entre 2000 y 2005. La información sobre cáncer se recolectó de 2006 a 2010. Hay varios problemas con el estudio. Por ejemplo, si desarrollas cáncer de más grande por los contaminantes que inhalaste de niño, esa conexión no aparecería en la base de datos (especialmente si te has mudado). Sin embargo, en promedio, la calidad del medio ambiente se compagina con las tasas de cáncer.

El estudio no señala si mudarse a una región con una mejor calidad de medio ambiente sería bueno para tu salud. Parte del “ambiente” que tomaron en cuenta los investigadores incluye la pobreza y la raza, conceptos que pueden variar de un lugar a otro. La investigación tampoco abarca ciertos detalles: ¿Las tasas de cáncer de mama aparecen como más altas en lugares donde la gente tiene el dinero para realizarse estudios de manera periódica?

Advertisement

Aún así, la información es “esencial para controlar el cáncer y la salud pública en general”, escribió la investigadora Scarlett Lin Gomez en un artículo que fue publicado junto con el estudio. Además, gran parte de la información sobre la contaminación viene de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Trump está desmantelando la agencia y esto podría afectar los estudios de este tipo en el futuro.

Gomez señaló que hay otras acciones políticas que podrían disminuir la capacidad de los investigadores para recolectar información sobre la salud pública. Por ejemplo, si los legisladores estadounidenses aprueban el proyecto de ley conocido como HR 482, el gobierno prohibiría las bases de datos que mapean las disparidades raciales.

Este artículo fue publicado orginalmente en Lifehacker.

Te recomendamos los siguientes artículos: