Manifestación en la Ciudad de México contra el feminicidio. Getty Images.

El gobierno municipal de Juárez presentó la aplicación para celular “No Estoy Sola” el 5 de julio como una respuesta a los desapariciones de mujeres en la ciudad fronteriza. La aplicación les permite a las usuarias mandar un mensaje de alerta si se sienten amenazadas.

Las usuarias eligen a 10 personas de confianza – cuyo contacto queda registrado en la app – para enviarles una alerta en caso de ser necesario. Al picar un botón en la pantalla por tres segundos las usuarias mandan su ubicación. Más de 16,000 personas han descargado esta aplicación que por ahora sólo está disponible para dispositivos Android.

Advertisement

La iniciativa es parte de una campaña más amplia del Instituto Municipal de las Mujeres de Juárez para desarrollar políticas públicas sobre seguridad. El plan incluye propuestas para mejorar el transporte público y construir un centro de atención para mujeres.

“Hoy por hoy estamos viendo un pico más alto de desapariciones de mujeres. Yo lo veo que es algo un poco cíclico”, me dijo Verónica Corchado, directora del Instituto Municipal de las Mujeres en Juárez. “Los gobiernos tienen la obligación de prever condiciones para que la situación cambie”.

Captura de pantalla de la app “No estoy sola”.

“No Estoy Sola” parece ser un modelo de otras apps lanzadas en diferentes partes del mundo. Una mujer en India desarrolló Safetipin, una app que alerta a tus amigos si te encuentras en peligro. También incluye un ranking de seguridad para ayudar a las mujeres a identificar un camino seguro para caminar a casa. La app Watch Over Me, lanzada en Malasia, le permite a los usuarios mandar un mensaje a sus contactos de emergencia al sacudir el teléfono. La app Chilla detecta el grito de una mujer aún si su teléfono está en su bolsillo y envía un mensaje de alerta.

Advertisement

Las apps son innovadoras pero realmente no solucionan la violencia de género y funcionan más como una especie de curita. En 2014 un grupo de estudiantes varones en La Universidad Estatal de Carolina del Norte crearon un esmalte de uñas que detecta roofies (drogas) en las bebidas alcohólicas. Sin embargo, fueron criticados por varios activistas que argumentaron que de alguna manera la iniciativa responsabiliza a las mujeres de su propia seguridad en vez de culpar y educar a los agresores.

Corchado, la directora del Insituto Municipal de la Mujeres de Juárez, reconoce que una aplicación no puede terminar con la violencia de género y el infame fenómeno de las desapariciones. Sun duda, la ciudad también debe desarrollar políticas que ataquen el problema de raíz.

Los funcionarios de Juárez aseguran que al app es parte de algo más grande.

Por ahora, parece más una buena campaña publicitaria que una aplicación que cambia vidas.