Cortesía Dada Room.

CIUDAD DE MÉXICO — Estudiantes y jóvenes godínez de todas partes de la república están llegando a la capital mexicana en masa. Las rentas están subiendo y tener un roommate se está convirtiendo en una necesidad para repartir gastos. A su vez, las nuevas tecnologías están facilitando la búsqueda de perfectos extraños que no tienen más remedio que convivir bajo el mismo techo.

“Ahora vivir con roommates es el nuevo paso normal de los jóvenes para independizarse”, me dijo Pamela Olvera, cofundadora de Dada Room, una plataforma digital que conecta a personas que buscan compartir un hogar en México y otros países de Latinoamérica.

Advertisement

El concepto de roomies no era algo mainstream en la Ciudad de México hasta hace poco, dice Olvera. Muchos jóvenes se quedaban en casa de sus padres hasta casarse. Algunos salían quizá para vivir con un tío, primo o un amigo de la familia.

La cultura roomie es una respuesta a la nueva realidad. La edad para casarse ha aumentado – 34 para hombres y 31 para mujeres en la Ciudad de México, según estadísticas del INEGI. Los sueldos no han aumentado a la par de la renta.

Advertisement

Muchos jóvenes ya no quieren quedarse en casa de sus padres, pero tampoco pueden volarse todo el sueldo en un depa. Necesitan una especie de filtro para encontrar alguien con quien vivir que no se vaya a tomar todo su jugo de naranja sin preguntar o no le jale al baño.

Captura de pantalla. Cortesía Dada Room.

Es por eso que los servicios para hacer esa unión perfecta están en demanda. Los fundadores de Dada Room describen la experiencia de encontrar un roomie como una especie de “casting”.

Advertisement

“Tu roomie es la persona con la cual divides tu renta y espacio”, me dijo Antoine Pérouze, ciudadano francés y cofundador de Dada Room. “En la experiencia de vivienda, es el amigo siempre presente. Es tu primer contacto de convivencia con alguien que no es tu madre, ni tu padre, ni tu hermano”.

“Empezó como un problema personal”, me explicó Pérouze sobre la idea de crear Dada Room. “Cuando teníamos 26 y 27 años — que es justo ese momento donde ya tienes tu primer sueldo y ya quieres [independizarte] de tus padres — nos topamos con todos los retos del mercado de bienes raíces en México. Es decir: sueldos bajos, rentas altas, y muchos requerimientos del lado de las agencias y los brokers para poder rentar”.

Advertisement

La idea es simple: una persona que tiene una recamara disponible crea un listado con fotos y una descripción. Los usuarios ojean los perfiles en la página web seleccionando la colonia em donde quieren vivir y el precio que pueden pagar. Cuando un usuario está interesado en un departamento puede contactar al dueño a través de la página para coordinar una cita.

Según Dada Room, la edad promedio de sus usuarios es 26 años. De los 400 mil usuarios registrados en CDMX y Estado de México, sólo 8% son extranjeros. El costo promedio mensual de alquilar un cuarto a través de Dada Room es 4,600 pesos, aunque varía mucho dependiendo la zona. Claramente es una plataforma para jóvenes de clase media y clase media alta.

Cabe señalar que el salario mínimo en México es de 2,400 pesos al mes.

Dada Room aún no tiene un mecanismo para que jóvenes con menos oportunidades puedan encontrar un departamento que se ajuste a sus necesidades. No hay duda que la gentrificación es uno de los grandes problemas de la Ciudad de México; los jóvenes profesionistas llegan en masa a un barrio que está de moda y los precios suben - expulsando a miembros de la comunidad que llevan años rentando y viviendo en esa zona.

Advertisement

La capital mexicana es una de las ciudades más caras del mundo para rentar si se toma en cuenta los salarios locales, afirma un nuevo estudio. El informe subraya que los chilangos gastan hasta el 60% de su sueldo en renta.

Advertisement

Sin embargo, la tecnología ha logrado ayudar a los jóvenes de un cierto estrato socioeconómico encontrar soluciones a sus problemas de vivienda. Pero el gran reto de Dada Room ha sido convencer a los chilangos que es seguro compartir su información en la plataforma y darle la bienvenida a un desconocido.

Para evitar problemas de seguridad, la compañía requiere que los usuarios usen su cuenta de Facebook para crear un perfil en la plataforma. Esto les permite aprovechar las medidas de seguridad de la red social, me explicó Pérouze. Hasta el momento, nadie ha reportado un incidente grave.

Advertisement

“La tecnología ha permitido ampliar por mucho las opciones de conexión entre roomies”, me dijo Olvera. También le ha dado más independencia a los jóvenes.

“En la generación de mis papás, no salías de tu casa hasta que te casaras”, me dijo Olvera. “Nuestra generación es la generación que está dando el cambio”.