ASSOCIATED PRESS

Los programas del gobierno estadounidense para el bienestar infantil, el sistema de justicia juvenil y los albergues para los indigentes no están brindando las protecciones necesarias para la juventud LGBTI, reveló un estudio publicado esta semana por una coalición de organizaciones.

El informe de Lambda Legal, Children’s Rights y el Centro para el Estudio de Políticas Sociales analizó las leyes estatales que protegen de manera explícita a las personas de la comunidad LGBTI que interactúan con el sistema de justicia y los programas sociales.

Advertisement

Las protecciones estatales son sumamente importantes ya que Ben Carson, el nuevo jefe del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés), ha hecho declaraciones en contra de la comunidad LGBTI. Carson incluso se ha referido a los derechos de las personas transgénero como “algo absolutamente ridículo”.

Carson podría reinterpretar el lenguaje anti-discriminatorio de la Ley de Vivienda Justa y decidir que éste no incluye a la sexualidad o la identidad de género. Fusion intentó contactar a HUD para conocer la postura de la agencia ante el nuevo informe y actualizaremos el artículo si obtenemos una respuesta.

“Este reporte detalla que, a pesar de la sólida base constitucional que existe para proteger a los jóvenes TNCG [transgénero y los que no conforman las normas de género] del maltrato, la desigualdad y hay protecciones explícitas bajo la ley federal, es raro que haya lineamientos, regulaciones y políticas estatales para proteger a estos jóvenes”, lee el estudio.

Advertisement

El informe asegura que sólo 27 estados y Washington D.C. cuentan con políticas que prohíben de manera explicita la discriminación en los programas de bienestar de menores. Sólo 21 estados y Washington D.C. cuentan con protecciones en el sistema de justicia juvenil. El reporta también subraya que 12 estados y Washington D.C. tienen albergues que cuentan con protecciones para los jóvenes LGBTI que se han ido de sus hogares y ahora son indigentes.

“Cualquier lugar que no cuenta con protecciones explícitas preocupa porque creo que muestra una falta de claridad para las personas que trabajan en estos sistemas”, me dijo Currey Cook, abogado de Lambda Legal y uno de los coautores del estudio. “La Constitución protege a la gente, pero para los empleados o los profesionales que trabajan en las agencias, la Constitución es una cosa bastante abstracta. El tener estas protecciones explícitas facilita el entrenamiento”.

Las agencias pueden acabar dañando más a los jóvenes trans que se encuentran en los albergues, los centros de justicia juvenil o los programas de bienestar para menores, si no se toma en cuenta su identidad de género al momento de decidir a dónde son transferidos.

“A pesar de que se necesita respetar la identidad y la seguridad al momento de colocar a los jóvenes TNCG, sólo cuatro estados tienen direcciones reglamentarias o normativas que abarcan la colocación de jóvenes transgénero de acuerdo a sus identidades de género en los centros de cuidado fuera del hogar”, afirma el estudio.

La falta de protecciones puede afectar la habilidad de las personas TNCG para vestirse y expresarse de acuerdo con sus identidades de género: 24 estados no ofrecen este tipo de protecciones en sus sistemas de bienestar de menores y 34 estados no garantizan estos derechos en los albergues.

Es difícil medir el impacto que las políticas tienen en los jóvenes LGBTI ya que hay poca recolección de datos a nivel federal y las prácticas varían por estado. Algunas investigaciones revelan que los jóvenes LGBTI son sujetos a mayores niveles de violencia y discriminación que los jóvenes en el sistema que no son LGBTI:

En Nueva York, los estudios muestran que 78% de los jóvenes LGBTI que no tienen donde vivir fueron expulsados o se escaparon de una casa hogar por abuso o discriminación, y 56% decidió vivir en la calle—en lugar de una casa hogar—porque se sentían más seguros ahí [1]. Otros resultados muestran que, en comparación con sus compañeros heterosexuales y cisgénero, los jóvenes LGBTI que se encuentran en el sistema de justicia juvenil son dos veces más propensos a experimentar el abuso infantil, la asignación de una casa hogar y la indigencia [2]. La Alianza Nacional de Estados Unidos para Terminar con la Indigencia informa que los jóvenes LGBTI que experimentan la falta de un hogar son casi 7.4 veces más propensos a sufrir actos de violencia sexual que sus compañeros que no son LGBTI, y son dos veces más propensos a intentar a suicidarse (62%) que sus compañeros (29%) [3].

Los jóvenes estadounidenses transgénero y los que no conforman las normas de género están sobrerepresentados en los tres sistemas que el estudio analizó.

Los estudios disponibles que usan muestras representativas revelan que a pesar de que los jóvenes que se identifican como LGBTI componen casi 5-7% de toda la población juvenil [1], conforman casi un cuarto de todos los que están en el sistema de casa hogar [2], un sexto de los que están en el sistema de justicia juvenil [3], y casi la mitad de los jóvenes indigentes [4].

Los investigadores también recolectaron testimonios de seis personas trans que pasaron por los sistemas de albergues, bienestar de menores y justicia juvenil. Una mujer transgénero de 19 años habló con los investigadores sobre el impacto de los trabajadores sociales y los empleados que no respetaron su identidad de género:

Ella dice que la discriminación que experimentó por parte de los trabajadores sociales, empleados en centros de tratamiento y otros profesionales en el sistema de bienestar de menores, la “hizo sentir ofendida” y le “dio más sentimientos de autolesionarse e ideación suicida”. No estaba segura de lo “que debía hacer” si no podía ser ella misma y eso se sintió “muy abrumador”. Subraya que “muchas personas transgénero no son aceptadas, y esto los puede hacerse sentirse mal de ellos mismos”. Ella dice que se “sentía extraño que las personas que supuestamente debían ayudar la rechazaran”.

Cook, el abogado de Lambda Legal, dice que sin las protecciones explícitas los estados están ignorando las normas sobre mantener ambientes seguros y estables para los jóvenes.

Advertisement

“Si no estás afirmando a los jóvenes transgénero en cuanto al respeto de sus identidades, y honrando eso en todos los sentidos, no es posible a cumplir con tus obligaciones principales”, dijo Cook.