El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, anunció la semana pasada que los trabajadores de las escuelas públicas de la ciudad han recibido instrucciones para negarle la entrada a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) si no cuentan con una orden autorizada por un juez.

“Queremos ser claros con los padres de que no dejaremos a los agentes de ICE entrar a nuestros edificios, porque pensamos que los padres tienen miedo ahorita. Están preocupados de que un agente literalmente podría entrar al edificio y encontrar a sus hijos”, dijo de Blasio durante una conferencia de prensa en la oficina de educación pública de la ciudad. “Sé que suena ridículo, pero estamos viendo cosas que nunca habíamos visto antes y ahora se siente una tremenda cantidad de miedo… Tenemos que estar listos para lo que sea”.

Advertisement

El diario New York Daily News informó que hasta la fecha no se han reportado instancias en las que agentes de ICE han intentando ingresar a las escuelas de la ciudad.

Los agentes de ICE que busquen entrar a una escuela pública de Nueva York necesitarán mostrar la autorización de un juez y esperar afuera hasta que los funcionarios de la escuela puedan informar y coordinar el ingreso con los abogados del Departamento de Educación de la ciudad.

La oficina del alcalde informó que el Departamento de Educación de Nueva York “no registra el estatus migratorio de sus estudiantes y no revelará la información de ningún estudiante hasta que la ley lo requiera”.

Advertisement

“Apoyamos restringir el acceso de ICE a las escuelas, los estudiantes y la información de los estudiantes — porque los salones deberían ser espacios seguros en donde se puede aprender”, dijo Melissa Mark-Viverito, Presidenta del Consejo de la Ciudad de Nueva York, en un comunicado. “Tras las nuevas políticas migratorias y el aumento de la vigilancia, haremos todo en nuestro poder para proteger a los neoyorquinos y a sus hijos”.

En enero, Mark-Viverito criticó los operativos de la administración Trump contra las comunidades de inmigrantes, especialmente los esfuerzos para penalizar a las llamadas “ciudades santuario” que limitan la cooperación con las autoridades migratorias federales.

El anuncio del Alcalde de Blasio fue parte de una acción nacional apodada “el Día de Acción Migratoria de las Ciudades” que subrayó los temas de los derechos de los inmigrante en ciudades como Los Ángeles, Denver, Philadelphia y Madison. A principios de este año, la Conferencia de Alcaldes Estadounidenses aprobó un decreto en favor de una reforma migratoria integral.