Imagen de captura documental Build Ramps Not Walls

Un grupo de jóvenes ha construido un parque de patinaje apodado Shore Skatepark para mostrarle a Donald Trump que los mexicanos y los estadounidenses aún pueden unir fuerzas para crear cosas más chidas que un muro pendejo.

El documental Build Ramps Not Walls (Construir Rampas, No Muros) muestra los planes de una comunidad de skaters en Punta Mita, Nayarit para crear rampas con los mismos materiales que podrían usarse para construir un muro fronterizo entre México y Estados Unidos.

“Con la creación de de esta rampa [que hicimos] nosotros mismos, nuestra comunidad ha creado oportunidades para que los patinadores de la región puedan mejorar sus habilidades sin tener que mudarse a una ciudad grande o cruzar la frontera”, aseguran los creadores del proyecto.

Advertisement

“Hemos generado interés de posibles patrocinadores para nuestra comunidad de patinadores. Más importante [aún], hemos ofrecido una solución alternativa para responder al discurso divisivo de los políticos”, subrayaron. “Nosotros decimos construir rampas que unen, no muros que dividen”.

El parque es un ejemplo más de la diplomacia deportiva que puede acercar a los dos países en la era Trump. Hace algunas semanas, las federaciones de fútbol de México, Canadá y Estados Unidos anunciaron su intención de competir juntos para convertirse en sede del Mundial 2026.

Mejor alguien dígale a Donald Trump que ya no se amargue y se ponga a patinar.