AP

Un nuevo proyecto de ley aprobado por el senado de Texas busca castigar a las llamadas “ciudades santuario” que protegen a los inmigrantes indocumentados de la deportación.

El proyecto de ley conocido como Senate Bill 4  fue aprobado este martes en el senado con 20 votos a favor y 11 en contra después de más de seis horas de debate entre los legisladores. Los senadores demócratas fueron los únicos que rechazaron la legislación.

Advertisement

Ahora le toca a la cámara de representantes de Texas discutir y analizar la propuesta.

La iniciativa del senador republicano Charles Perry busca castigar a cualquier agencia, condado o municipio que deje en libertad a una persona que cuente con una orden de aprehensión por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés).

Advertisement

La ley podría castigar a cualquier funcionario del gobierno local que promueva políticas santuario dentro de Texas y le permitiría a la policía preguntarle a las personas sobre su estatus migratorio. También le pediría a las prisiones del estado extender el tiempo de detención de los inmigrantes indocumentados para que las autoridades federales tengan tiempo de tramitar su deportación. Incluso tendría repercusiones para las universidades estatales que no cumplan con las leyes migratorias a nivel federal.

Advertisement

El 25 de enero el presidente estadounidense Donald Trump firmó una orden ejecutiva que busca suspender los fondos federales para cualquier entidad que no coopere con las agencias federales migratorias. Varias ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Chicago y San Francisco han respondido con sus propios proyectos de ley para proteger a los indocumentados. Sin embargo, los alcaldes de algunos condados como Miami-Dade en La Florida han prometido cumplir con el decreto de Trump.

El gobernador de Texas quiere que todo el estado acate la orden ejecutiva del presidente.

“Como gobernador, no toleraré políticas de ciudades santuario que pongan a los ciudadanos de Texas en riesgo", dijo Greg Abbott en un comunicado. "Los funcionarios electos no deciden y escogen las leyes que obedecen".

El gobernador es conocido por sus posturas anti-migratorias.

Advertisement

A principios de febrero, Abbott decidió suspender un fondo de $1.5 millones para el condado de Travis después de que la Sheriff Sally Hernández redujera los esfuerzos de colaboración entre su oficina y las autoridades federales migratorias.

Pero Abbott no la va tener tan fácil. Ciudades como Houston, San Antonio y Austin se oponen al decreto de Trump. Y el condado de Dallas recientemente aprobó una ley que busca suspender las “colaboraciones no esenciales” con los agentes de ICE.

Advertisement

La batalla legal por los indocumentados entre el gobierno federal, los estados y las ciudades apenas comienza.