Los fundadores de Nodes (de izquierda a derecha): Gerardo Vignau, Herminio Núñez, y Olmo Ortiz. Foto cortesía Nodes.

Vas en el coche, atorado en el tráfico, y ponen la canción que has escuchado miles de veces. Te gustaba al principio pero ahora te taladra la cabeza al estilo Despacito y te cansaste de oírla. ¿Por qué no hay más variedad si el talento sobra?

Esta es la pregunta que se hicieron los fundadores de Nodes, una plataforma digital que conecta a las personas dentro de la industria de la música en México y alrededor del mundo. La aplicación fue lanzada en abril del año pasado por tres mexicanos: Herminio Núñez, Gerardo Vignau y Olmo Ortiz. El trío estudió ingeniería de producción musical en el Tecnológico de Monterrey en la Ciudad de México y una vez fuera de la licenciatura intentaron romper con los obstáculos de la industria facilitando el networking.

Advertisement

“La gente sigue trabajando con la misma gente y por lo mismo vamos escuchando la misma música durante años y años y años”, me dijo Núñez en una entrevista vía Skype.

La industria es un círculo muy cerrado en donde las mismas bandas, productores y ejecutivos se cuidan y reciclan ideas, opinan los fundadores de Nodes. Es muy difícil que un outsider pueda entrar sin conecciones, dinero e influencias. Los músicos que no tienen acceso a este mundo normalmente no tienen el conocimiento o las herramientas para producir algo profesional y llegar a una audiencia más grande.

Captura de pantalla de la plataforma Nodes.

“Normalmente los músicos piensan que solo haciendo música la van a llegar a hacer, pero lo que pasa es que falta todo un cacho de trabajo que a veces el músico ni siquiera está enterado”, me dijo Núñez.

Advertisement

Advertisement

La misión de Nodes es conectar a cantantes y músicos con productores, directores de marketing e ingenieros de audio para que colaboren en las varias etapas de producción y distribución. En la plataforma, una banda también puede encontrar un nuevo guitarrista o un estudio para grabar su disco.

Los perfiles en Nodes se ven como historiales profesionales. El usuario escribe una descripción, comparte los enlaces de a su perfil en YouTube o Spotify, y agrega sus conexiones profesionales como referencias. Para interactuar con otros usuarios, la persona puede publicar una nota buscando consejos, un servicio o compartir un logro profesional. La única regla es que todo tenga que ver con música.

Captura de pantalla del perfil del cofundador de Nodes.

“Todo está muy enfocado para generar oportunidades de trabajo, para que se conozcan las personas, más que una red social es una red profesional”, me dijo Vignau. O sea, la plataforma es más como un LinkedIn especializado para músicos que un Facebook en donde todos comparten fotos y videos.

En los últimos años, un puñado de plataformas digitales para músicos han surgido en el mercado. Algunas plataformas conectan a los artistas con su público. Otras conectan a cantantes y bandas. Muchos músicos también han adoptado la actitud de hazlo tu mismo y promocionan su talento en las redes sociales. Han surgido historias de descubrimiento y éxito. Pero la verdad es que son casos de uno en un millón. No todos suben un video a Youtube, un gran productor lo ve y después les llama para ofrecerles un contrato millonario.

Advertisement

“Es un problema en la industria que requiere una solución específica que no existe”, me dijo Vignau. “Hasta ahorita no ha servido nomás tener un grupo en Facebook y postear información”.

La plataforma ahora tiene más de 3,800 usuarios registrados, la mayoría mexicanos. Sin embargo, la plataforma es global y también hay usuarios de Estados Unidos, Europa y otros países de Latinoamérica. Nodes sigue creciendo. Los fundadores ahora se encuentran lanzando otra ronda de inversión para expandir la plataforma.

Advertisement

“Algo que hemos visto es que hay un muy, muy gran interés de la gente de una plataforma de este estilo”, me dijo Vignau. “Los retos más grandes para nosotros son encontrar la manera en que podamos darle el mayor valor al usuario dentro de la industria de la música”.