@realDonaldTrump

El presidente estadounidense Donald Trump ha puesto la mira en Venezuela con una política exterior más agresiva que la de su antecesor.

“El gobierno de Venezuela debe permitir que Leopoldo López, un preso político y esposo de Lilian Tintori, salga de prisión de inmediato”, Trump tuiteó el miércoles por la noche.

Trump se reunió en la Casa Blanca con Tintori, el Senador de la Florida Marco Rubio y el Vicepresidente Mike Pence para discutir los últimos sucesos políticos en Venezuela, incluyendo la suspensión de un referendo revocatorio contra Nicolás Maduro.

Advertisement

Lilian Tintori informó en un video que circula en WhatsApp que habló con Trump sobre la  “dictadura” en Venezuela.

“Les conté que en Venezuela hay una crisis humanitaria, que queremos rescatar nuestra democracia, que hay 109 presos políticos,” dijo Tintori. “Les conté que el diálogo fracasó y que lo que queremos los venezolanos es decidir nuestro destino con una elección”.

Tintori se ha destacado como feroz opositora al gobierno socialista de Nicolás Maduro y ha recorrido el mundo exigiendo la liberación de su esposo, quien fue detenido en el 2014 tras organizar una serie de protestas.

Advertisement

La reunión de Trump con Tintori parece señalar que el nuevo gobierno de Estados Unidos está dispuesto a tomar un enfoque más agresivo hacia el régimen del país sudamericano.

En 2015 el gobierno de Obama impuso sanciones contra siete funcionarios venezolanos acusados de cometer violaciones contra los derechos humanos. Sin embargo, esta semana la administración Trump fue más allá. El Departamento de la Tesorería de Estados Unidos acusó al vicepresidente venezolano Tareck El Aissami de ser un “gran narcotraficante” e incautó sus propiedades en Estados Unidos.

La investigación contra El Aissami comenzó hace varios años bajo la administración Obama.

Advertisement

Sin embargo, el gobierno de Obama evitó imponer sanciones contra el vicepresidente venezolano, asegura Mark Feierstein, asesor de asuntos latinoamericanos de la administración anterior.

Feierstein le dijo a Fox News esta semana que Obama no quería alterar una serie de negociaciones que se estaban llevando a cabo entre la oposición y el gobierno de Venezuela. Feierstein también afirma que Obama evitó las sanciones contra El Aissami para asegurar la liberación de Joshua Holt, un ciudadano estadounidense que fue detenido en Venezuela en el 2016.

"Ya era hora de que se tomara este paso en contra del regimen venezolano y se aumente la presión", dijo Feierstein.

Advertisement

Michael Shifter, académico del think tank Inter American Dialogue, le dijo a The New York Times que las sanciones contra El Aissami son solo “la primera embestida” de la administración Trump contra el gobierno venezolano.

Sin embargo, algunos analistas advierten que la política retadora de Trump podría dañar los esfuerzos de la oposición para lograr cambios en Venezuela.

“Si Trump se vuelve en un adalid de su causa, es difícil ver cómo pueden obtener el apoyo de alguien más (en la región)”, tuiteó el miércoles por la noche David Smilde, un analista del Washington Office on Latin America.

Advertisement

Smilde afirma en su blog que Estados Unidos debería enfocarse en esfuerzos multilaterales para promover la democratización de Venezuela, participando en foros como la Organización de Estados Americanos. Las acciones unilaterales de Estados Unidos, según Smilde, podrían darle al gobierno de ese país una oportunidad para aislar a la oposición y seguir tachándolos como lacayos yanquis.

Sin embargo, hay varios ciudadanos venezolanos que han agradecido el apoyo de Trump.

“Considerando los decepcionantes niveles de apoyo que tenemos del mundo libre, no tenemos muchas más opciones”, escribió el usuario de twitter Francisco 022.

El gobierno de Maduro aún no ha reaccionado ante el mensaje de Trump. Pero el presidente venezolano criticó las sanciones de Estados Unidos contra El Aissami, describiéndolas como una acción “imperialista.”

Advertisement

Esta semana el gobierno de Maduro sacó a CNN en Español del aire en Venezuela. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) acusó a la cadena de atentar contra la soberanía del país por transmitir un reportaje que vincula a funcionarios venezolanos con la venta ilegal de pasaportes a posibles terroristas y narcotraficantes.

Manuel Rueda is a correspondent for Fusion, covering Mexico and South America. He travels from donkey festivals, to salsa clubs to steamy places with cartel activity.