Screenshot via YouTube

Un juez de inmigración en Michigan determinó el martes que Yousef Ajin, un inmigrante de Jordania, no será expulsado de Estados Unidos. El veredicto llegó ante una ola de apoyo de la comunidad local.

Ajin ha vivido en Ann Arbor, Michigan por 18 años junto con su esposa y cuatro hijos. Tiene un permiso de trabajo y todos los miembros de su familia son ciudadanos estadounidenses.

Advertisement

El hombre se encuentra detenido desde su arresto el 30 de enero. Las autoridades lo detuvieron después de que se presentara para una cita de rutina ante el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

“Él iba recibir su ciudadanía en 2019 y yo decía que era mi regalo de graduación porque me gradúo en 2019”, dijo Betoul, el hijo adolescente de Ajin. “No sé. Todo parecía que iba muy muy bien, y luego esto pasó, y todo se fue por la borda”.

El noticiero local MLive.com informó que Ajin fue arrestado en junio de 2001 por “posesión ilegal de un dispositivo de transacciones financieras — la tarjeta de crédito de otra persona”. También contaba con un delito menor por robo en una tienda. Un funcionario de ICE le dijo a MLive.com que un juez de inmigración emitió una orden de expulsión contra Ajin en 2012.

Advertisement

Sin embargo, durante su audiencia el martes, decenas de miembros de la comunidad de Ann Arbor salieron a las calles y se reunieron frente de la corte para apoyar a Ajin. Llevaron pósters que leían “#FREEYOUSEF” (Liberen a Yousef) y “LAS FAMILIAS NO TIENEN FRONTERAS”. Los vecinos también enviaron cartas a las autoridades para apoyar a la familia Ajin.

“Mi hermano es discapacitado… Es sumamente importante que mi papá esté con él”, subrayó la hija de Ajin. “No le gusta que mi papá trabaje, solo quiere que se siente a su lado y que juegue con él. Mi hermano se ha dado cuenta que mi papá no está a pesar de que no puede hablar y nosotros no sabemos lo qué está pensando”.

El juez David Paruch suspendió la deportación de Ajin el martes. Esto significa que Ajin todavía tendrá su permiso de trabajo y que puede permanecer en los Estados Unidos de manera legal. Paruch dijo que la corte normalmente no autoriza suspensiones de este tipo, pero los crímenes de Ajin ocurrieron hace tanto tiempo, y su presencia es tan importante para su familia, que el juez sintió que tenía que hacer una excepción. El juez le recomendó a Ajin evitar las cortes.

“Espero nunca volver a verte”, Paruch le dijo a Ajin al concluir la audiencia, según el reporte de MLive.com.

El Departamento de Justicia le dijo a MLive.com que no apelará la decisión de la corte.

“El Sr. Ajin está muy agradecido por el apoyo de la comunidad y todas las cartas de apoyo”, le dijo el abogado de la familia, Christopher Vreeland, a los periodistas tras concluir la audiencia. “Estamos encantados con el resultado y Yousef agradece la oportunidad de seguir con su vida en Ann Arbor donde ha estado los últimos 18 años como un residente permanente legal de los Estados Unidos”.