Wilfred Chan

LOS ÁNGELES — Casi 500 manifestantes se reunieron en frente de la Sala de la Justicia de Los Ángeles el miércoles por la tarde para exigir la aprobación de la Ley de Valores de California. El proyecto de ley crearía una barrera entre los recursos de las agencias federales y las policías locales. Esto limitaría la cooperación entre el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) con las policías de California.

“La ley de Valores de California construiría un gran y maravilloso muro entre la fuerza de deportaciones de Trump y los policías y sheriffs locales en todo el estado de California”, me dijo Salvador Sarmiento, un coordinador de la Red Nacional de Jornaleros. “Queremos asegurarnos que nuestros recursos no se usen para atacar a los inmigrantes o para detener a inmigrantes por problemas migratorios”.

Advertisement

La ley oficialmente conocida como SB-54 también prevendría que las autoridades locales compartan los récords criminales de los detenidos con ICE sin la autorización de un juez. También le prohibiría a ICE usar las cárceles y prisiones del estado para detener a los inmigrantes. Los activistas dicen que sería la ley de protección contra las deportaciones más completa del país.

Wilfred Chan

Sin embargo, el Sheriff del Condado de Los Ángeles, Jim McDonnell, ha anunciado su oposición al proyecto de ley y ha estado presionando a los senadores del estado para que voten en contra de la propuesta.

Advertisement

McDonnell escribió en enero que está "profundamente comprometido con ayudar a toda la gente… independiente de su estatus migratorio".

En una carta dirigida al Senador Kevin de León, quien presentó el proyecto de ley ante el Congreso de California, McDonnell argumentó que la ley prohibiría a las policías locales transferir a los delincuentes con violaciones migratorias a ICE. Subrayó que forzaría a los agentes federales a entrar “a nuestras comunidades para buscar y encontrar las personas que persiguen”.

Los activistas protestaron las declaraciones de McDonnell y lo acusaron de ser cómplice de Trump. Se pararon en frente de la Sala de la Justicia cargando letras doradas que leían "TRUMP TOWER".

“Queremos asegurarnos que le estamos mandando un mensaje claro a la marioneta de Trump”, dijo Sarmiento. “No me puedo explicar porque un sheriff de Los Ángeles haría el trabajo sucio de Trump en esta ciudad — es lamentable”.