AP

Las universidades públicas de California están experimentado una nueva demanda de servicios migratorios dentro de los campuses desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos. Maria Blanco, una abogada que dirige el Centro de Servicios Legales para Inmigrantes en UC Davis, afirma que cada vez más estudiantes están solicitando asesoría migratoria.

Blanco le dijo al periódico The Los Angeles Times que el centro revisó más de 800 casos durante el año escolar 2016-2017 (sólo trabajaron en 362 casos el año anterior).

Advertisement

El centro de servicios legales en UC Davis es el único departamento universitario en Estados Unidos que da servicios legales sin costo a estudiantes indocumentados y sus familias.

La mayoría de los casos del centro tienen que ver con solicitudes del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), programa implementado bajo la administración Obama que protege a más de 750 mil jóvenes indocumentados de la deportación.

Blanco le dijo al diario que otras universidades de Estados Unidos han solicitado información para poder establecer programas similares.

“No ha parado desde la elección”, subrayó Blanco en entrevista con el LA Times.

El centro fue inagurado en enero de 2015 por Janet Napolitano, la presidenta del sistema universitario de California que ayudó a crear el programa DACA cuando trabajaba con la administración Obama.

Advertisement

Casi un tercio de todos los recipientes de DACA viven en California. El gobierno aprobó unas 125 mil solicitudes entre enero y marzo de este año– tres veces más que el mismo periodo durante el año pasado.

El centro en UC Davis cuenta con un equipo de nueve abogados que hablan japonés, árabe, vietnamita, urdu, hindi, gujarati, birmano, inglés y español. El centro ya recibe solicitudes de las otras universidades en el sistema educativo de California excepto Berkeley.

La administración Trump ha amenazado que suspenderá fondos federales para cualquier institución que apoya a inmigrantes indocumentados. Sin embargo, la red universitaria de California planea destinar $2.5 millones de dólares para financiar las operaciones del centro en los próximos tres años.