AP

Las trolleadas en Twitter no siempre se quedan en Twitter. En ocasiones, generan consecuencias, incluso violentas, en el mundo real.

Esta semana la policía de Dallas, Texas atribuyó una ola de violencia a las trolleadas entre pandillas en redes sociales.

Advertisement

En los primeros cinco meses de 2017, se registraron 122 balaceras en la ciudad estadounidense. S√≥lo se registraron 49 durante el mismo periodo el a√Īo pasado, inform√≥ el diario Dallas Morning News. Varios funcionarios de la polic√≠a culparon a las redes sociales por el aumento.

‚ÄúHemos visto casos en los que hay una guerra entre pandillas que ocurre en las redes sociales y una pandilla desaf√≠a a la otra‚ÄĚ, dijo el jefe interino de la polic√≠a, David Pughes, en una reuni√≥n con funcionarios de la ciudad. Pughes se√Īal√≥ que en ocasiones las trolleadas ‚Äúterminan con una balacera‚ÄĚ.

Las pandillas publican gifs, memes, amenazas escritas e incluso canciones de rap para intimidar a sus rivales. Pero los pandilleros no siempre se aguantan y seg√ļn la polic√≠a de Dallas salen a la calle para vengarse de la humillaci√≥n en redes sociales.

Advertisement

En México, las bandas criminales están usando las redes sociales para expandir sus operaciones. En 2015, las autoridades identificaron a un grupo de secuestradores que creaba cuentas falsas en Facebook para atraer a sus víctimas. Otros se han dedicado a hackear la aplicación WhatsApp para robar datos personales y extorsionar a sus víctimas.

Las líneas entre el internet y la vida real cada vez están más borrosas.