AFP/Getty Images

Los mexicanos ya no necesitan visa para viajar a Canad√°. La nueva pol√≠tica, puesta en marcha desde el 1 de diciembre, fue anunciada en junio por el Primer Ministro de Canad√° Justin Trudeau y se confirm√≥ durante la ‚ÄėCumbre de los Tres Amigos‚Äô.

Los Mexicanos ya pueden visitar Canad√° mediante la Autorizaci√≥n Electr√≥nica de Viaje (eTA), un permiso que cuesta 7 d√≥lares canadienses y es v√°lido por cinco a√Īos.

Canadá y México parecen fortalecer su relación ante el triunfo de Trump en la elección de Estados Unidos. El levantamiento del visado le está dando un segundo aire a la relación bilateral que en varias ocasiones se ha deteriorado cuando los dos países han tenido que competir por el mercado estadounidense.

Ahora supuestamente los oficiales canadienses se est√°n preparando para una ‚Äúposible avalancha de inmigrantes mexicanos‚ÄĚ tras la victoria electoral de Donald Trump.

El levantamiento del visado, el cual fue impuesto en 2009 por el entonces Primer Ministro canadiense Stephen Harper, es una peque√Īa victoria de pol√≠tica exterior para el gobierno del Presidente Enrique Pe√Īa Nieto. De manera inesperada, el l√≠der mexicano y Trudeau se han convertido en aliados en temas como el Tratado de Libre Comercio de Am√©rica del Norte (TLC), del cual Trump ha prometido salirse o renegociar.

Advertisement

Durante la cumbre m√°s reciente de la APEC en Per√ļ, Pe√Īa Nieto y Trudeau discutieron el futuro del TLC y el Acuerdo Transpac√≠fico de Cooperaci√≥n Econ√≥mica (TTP, por sus siglas en ingl√©s) sin la participaci√≥n de los Estados Unidos.

A pesar de sus peinados perfectos, Pe√Īa Nieto y Trudeau son muy diferentes. El presidente mexicano tiene un √≠ndice de aprobaci√≥n hist√≥ricamente bajo por una serie de escandalos de corrupci√≥n y seguridad. Mientras tanto, Trudeau sigue siendo el liberal favorito del Internet, incluso despu√©s de recibir fuertes cr√≠ticas por su declaraci√≥n sobre la muerte de Fidel Castro el pasado fin de semana.

Pero con Trump en la casa blanca, parece que Canadá y México están destinados a ser más cuates que nunca.