Conoce a ‘Superjuan’, el méxico-americano que se enfrentó a unos jóvenes racistas

@YanJones89

Un latino que se enfrentó a un grupo de hooligans racistas en un tranvía en Inglaterra se ha convertido un una especie de héroe en la prensa inglesa.

“Superjuan”, cuyo verdadero nombre es Juan Jasso, es un méxico-americano de 38 años que lleva viviendo en el Reino Unido 18 años y tiene una reputación de hombre apacible. Pero se ganó un nuevo apodo heroico hace unas semanas cuando le pidió a un grupo de vándalos que estaban gritando groserías en un tranvía que cuidaran su lenguaje. Los jóvenes lo llamaron un “maldito inmigrante” que debería “regresar a África”. Uno de ellos le aventó su cerveza a Jasso, y lo retaron a bajarse del tranvía a pelear, gritando “Te voy a partir la madre, se la parto a cualquiera”.

Advertisement

Click here to read the original story in English.

Jasso, quien estuvo en el ejército de Estados Unidos y que ahora enseña cursos sobre la ciencia del deporte en la Universidad de Manchester, no se echó para atrás. Llamó a los jóvenes “ignorantes” y agregó: “¿Cuántos años tienen. 18, 19? Yo he estado aquí más tiempo que ustedes”.

Advertisement

Uno de los pasajeros en el tranvía filmó el incidente con su celular y así fue como nació el famoso "Superjuan".

El video se volvió viral y algunos británicos usaron Twitter y Facebook para alabar las acciones de Juan en contra de la xenofobia. Expresaron su apoyo con el hashtag #Superjuan.

Advertisement

“En realidad no pensaba reportar el incidente pero unos minutos después de que pasó me di cuenta de que si no lo hacía era algo que me iba a molestar”, Jasso me dijo durante una entrevista via Skype. Dice que llamó a la policía para levantar un reporte y le regresaron la llamada en menos de cuatro horas, ya que el video del incidente se había compartido miles de veces en internet.

“Mucha gente estaba llamando a la policía para quejarse y el video estaba en todas partes”, me dijo. “El poder de las redes sociales da miedo”.

Advertisement

La policía de Manchester actuó con rapidez y arrestó a los tres vándalos. Dos de ellos lograron salir bajo fianza.

Jasso me dijo que no es la primera vez que debe lidiar con actos xenófobos en el Reino Unido y Estados Unidos. “Tuve un incidente hace unos años en el que un borracho fue abusivo hacia a mi”, me platicó. “También tuve un incidente en Estados Unidos, en Kansas. Tenía un trabajo de verano en un carnaval y estaba operando un juego. Me di cuenta que una persona no quería tocarme. Fue muy sutil. Le estaba dando su cambio y él me repetía que lo dejara en la mesa. No me di cuenta de lo que quería decir hasta unas horas después”.

Advertisement
Jasso taclea a un hombre en un partido de rugby. Es fanático del deporte.
Cortesía

En un mensaje a medios, el Jefe Adjunto de la Policía de Manchester, Ian Pilling, reconoció que su departamento había recibido más reportes de delitos de odio de lo que era normal, pero dijo que no era algo que se podía atribuir a Brexit, el referéndum que decidió la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Advertisement

Pero la aparente conexión entre los ataques racistas y Brexit es dificil de ignorar.  El Jefe de la Policía Nacional de Inglaterra ha reconocido que el sitio web para levantar reportes conocido como True Vision o “Visión Verdadera” ha tenido un incremento de reportes relacionados con los delitos motivados por el odio desde que los británicos votaron por separarse de la Unión Europea.

Jasso no piensa que el aumento de incidentes racistas este directamente relacionado con Brexit, una acción que apoya a pesar de no haber podido votar en el referéndum.

Advertisement

“Creo que siempre ha habido un trasfondo [racista] en este país, pero viene de una pequeña minoría y no del público en general”, me dijo Jasso. Pero reconoce que para muchas personas el referéndum “se convirtió en una excusa para justificar sus actos racistas”.

Jasso dice que está a favor de un control migratorio más riguroso.

“Lo creas o no, cuando llegué aquí tenía algo en mi pasaporte que decía ‘Recurso Limitado a Fondos Públicos’. Osea que cuando llegue aquí no calificaba para los programas de asistencia social. Pero creo que eso es algo bueno a menos de que se trate de alguien que está emigrando de un país que está en guerra”.

Advertisement

“Es cuestión de que la gente contribuya de manera justa”, dice Jasso. “Los legisladores no lo están haciendo bien. Simplemente necesitamos más control en base a cómo y por qué estamos dejando entrar a la gente. Deberíamos abrir nuestras puertas pero no dejar que la gente que está entrando abuse del sistema”.

Jasso es un ex-soldado que entró al ejército estadounidense en Brownsville, Texas. Fue enviado a Inglaterra en 1998 para trabajar en inteligencia militar.
Cortesía
Advertisement

Jasso dice que aunque su pareja y su hija son inglesas, el se identifica como méxico-americano. “Crecí cerca de la frontera de Texas con vínculos fuertes a mis tradiciones mexicanas. Me acuerdo de visitar a mis primos y abuelos en México. Crecí siendo bilingüe y todavía leo y escribo en español, además de que lo hablo con fluidez”.

Aunque no planea en convertirse en ciudadano británico, dice que ha encontrado un nuevo hogar en el Reino Unido.

Advertisement

“Tengo algo que se llama ‘Permiso de Residencia Indefinida’. Básicamente significa que me puedo quedar aquí cuanto tiempo quiera siempre y cuando cumpla con ciertos requisitos”, me dice. “Podría solicitar a la ciudadanía, pero en realidad no me beneficia. Sólo obtendría el derecho de votar y el pasaporte británico. Además no es un proceso barato”.

Share This Story