AP

Ganar el Super Bowl usualmente implica recibir una invitación a la Casa Blanca por parte del presidente de Estados Unidos.

Y despu√©s de uno de los juegos m√°s dram√°ticos en la historia del f√ļtbol americano Los Patriots de Nueva Inglaterra se estar√°n reuniendo con Donald Trump.

Sin embargo, las preferencias políticas dentro del equipo varian con cada jugador y no todos comparten el respaldo del mariscal de campo Tom Brady y el entrenador Bill Belichick hacia Trump.

Los jugadores¬†Martellus Bennett y Devin McCourty aseguran que no quieren ser honrados por el presidente n√ļmero 45.

‚ÄúNo ir√© a la visita porque no soporto al tipo que est√° en la Casa Blanca‚ÄĚ, dijo Bennet minutos despu√©s de ganar el Super Bowl el domingo pasado.

Advertisement

En entrevista con Fox Sports el ala cerrada espet√≥:¬†‚Äú¬°Tiren el muro! !Te amo M√©xico!‚ÄĚ

McCourty por su parte se mostró solidario con las comunidades que han sido afectadas por las políticas del presidente.

Advertisement

‚ÄúLa raz√≥n fundamental para m√≠ es que no me siento aceptado en la Casa Blanca‚ÄĚ, el jugador de los Patriots le dijo a la revista Time.¬†‚ÄúCon las fuertes opiniones y los prejuicios del presidente, creo que un grupo de gente puede sentirse aceptado y otro no‚ÄĚ.