Foto cortesía de Radio Aguilita

CIUDAD DE M√ČXICO ‚Äď Joaqu√≠n Aguilar es un cuate que pas√≥ de levantar caca a encabezar una iniciativa mundial de radio comunitario.

Hace algunos a√Īos, Aguilar, quien trabaja en el centro cultural de la Universidad Aut√≥noma de la Ciudad de M√©xico (UACM), estaba hasta la madre de c√≥mo la ciudad estaba perdiendo algunos de sus espacios p√ļblicos m√°s emblem√°ticos.

Plaza Aguilita, el sitio donde supuestamente los Aztecas encontraron una águila sobre un nopal devorando una serpiente, se había convertido en un tiradero lleno de indigentes, drogas, basura e inseguridad.

Como director de espacios p√ļblicos de la UACM, Aguilar comenz√≥ a promover los eventos culturales de la universidad en la plaza en un intent√≥ por construir m√°s comunidad.

Foto cortesía de Radio Aguilita

Advertisement

‚ÄúEmpec√© a salir cada mi√©rcoles a limpiar las pop√≥s de la plaza para instalar mi mesa y as√≠ promover nuestros eventos, como los promotores de los viejos circos‚ÄĚ, me dijo Aguilar. ‚ÄúNos dimos cuenta que la gente quer√≠a el espacio para su comunidad porque uno por uno empezaron a limpiar el espacio ellos mismos‚ÄĚ.

Aguilar comenzó a transmitir un programa de radio en vivo desde la plaza para hablar de los problemas del infame barrio de la Merced.

El proyecto nació en 2005 bajo el nombre Radio Aguilita.

‚ÄúLa comunidad tom√≥ la iniciativa y desplaz√≥ a los indigentes de la plaza en casi a√Īo y medio. Cuando vieron que nosotros nos preocup√°bamos por el espacio, ellos tambi√©n se dieron cuenta que el lugar era suyo y empezaron a participar en la radio bocina‚ÄĚ, explic√≥ Aguilar.

Advertisement

El desplazamiento se hizo con respeto y sólo se expulsó a la gente violenta que estaba consumiendo drogas. No se involucró a la policía.

‚ÄúNuestro radio luego se convirti√≥ en un escenario para el di√°logo pol√≠tico durante las √ļltimas elecciones presidenciales. Tuvimos unos debates incre√≠bles con todo tipo de perspectivas‚ÄĚ, subraya.

Foto cortesía de Radio Aguilita

Advertisement

Algunos ped√≠an apoyar al candidato de izquierda Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador y otros al priista Enrique Pe√Īa Nieto. Aguilar dice que el objetivo de esas sesiones fue ‚Äúdemocratizar la palabra‚ÄĚ y permitirle a los residentes de la Merced expresare en contra o favor de los candidatos.

Pero no todo es pol√≠tica. Se discuten todo tipo de cosas como an√©cdotas sobre la ciudad, g√©neros de m√ļsica, cine, arte y cultura c√≠vica. Aguilar dice que no graba las sesiones para proteger la identidad de aquellos que se atreven a tomar el micr√≥fono.

M√°s all√° de politizar e informar a la gente, el radio est√° creando una nueva identidad de barrio en uno de de los lugares m√°s bravos de la capital mexicana.

Advertisement

‚ÄúSalimos de la comunidad por un a√Īo y cuando pasaba por la plaza, las personas se me acercaban pidi√©ndome que regresara con la radio‚ÄĚ, recuerda Aguilar . ‚ÄúLes encantaba porque les daba informaci√≥n sobre lo que estaba pasando en la ciudad, cont√°bamos historias de la Merced y les d√°bamos un medio para expresar sus necesidades‚ÄĚ.

Radio Aguilita ha servido como una herramienta organizativa contra el desplazamiento de negocios locales y miembros de la comunidad debido al desarrollo de nuevos edificios y comercios adyacentes al Mercado de la Merced. 

Aguilar dice que algunos de los investigadores urbanos más importantes de América Latina han entrado a la Merced para estudiar y dar recomendaciones sobre como intervenir y revitalizar la colonia. Sin embargo, hasta ahora, ninguno ha podido describir o entender bien el proceso que resultó en Radio Aguilita, opina Aguilar.

Advertisement

‚ÄúEste fue un proceso comunitario espont√°neo que no planeamos. Han llegado varios comunic√≥logos y locutores que han tratado de aplicar sus estructuras organizativas a nuestra radio pero no lo han logrado‚ÄĚ, me platica Aguilar. ‚ÄúTenemos temas centrales para cada sesi√≥n, pero si alguien toma el micr√≥fono y se empieza a salir del tema con unas historias incre√≠bles, no los cortamos, queremos que sigan contando su historia‚ÄĚ.

Foto cortesía de Radio Aguilita

En 2013, después de un incendio en el mercado de la Merced, varios comerciantes le pidieron a Radio Aguilita transmitir un programa desde el interior del mercado par exponer los problemas y proponer soluciones para recuperar los espacios afectados.

Advertisement

El √©xito de ese programa hizo que otras comunidades solicitaran la ayuda de Radio Aguilita. Aguilar trasmiti√≥ programas desde la colonia Sta. Mar√≠a la Ribera para hablar en contra de la gentrificaci√≥n ‚Äď el proceso de desplazamiento de los habitantes de una comunidad.

El equipo de Radio Aguilita tambi√©n ha capacitado a otras radios bocinas para adoptar su modelo. As√≠ nacieron Radio Chismosa (colonia Sta. Mar√≠a la Ribera), Radio Guerrero (colonia Guerrero), Radio Juarika (colonia Ju√°rez), Radio Barco (Ciudad Nezahualc√≥yotl) y Radio la Voz de los Invisibles (Madrid, Espa√Īa), entre otros. La capacitaci√≥n dura seis sesiones y se entrena a los locutores a trabajar con la comunidad.

Esta radio mexicana ha captado la atenci√≥n de varios organizadores comunitarios en Am√©rica Latina. El equipo de Radio Aguilita tambi√©n ofreci√≥ un taller en Espa√Īa durante un congreso internacional de ciudades en conflicto, donde varios acad√©micos que estudian la gentrificaci√≥n expusieron soluciones a la problem√°tica.

Advertisement

Aguilar y varios colegas ahora est√°n organizando el primer encuentro internacional de radios y medios libres para el 2018.

Y así es como la radio bocina que nació de la popó se convirtió en un modelo ingenioso para generar conciencia, hacer barrio e incluso democratizar los medios.