NASA

No te deber√≠a sorprender que los humanos est√°n teniendo un gran impacto sobre el planeta. Los niveles de di√≥xido de carbono atmosf√©rico se encuentran en su punto m√°s alto en casi medio mill√≥n de a√Īos. Ya se confirm√≥ que el 2016 fue el a√Īo m√°s caluroso que se ha registrado en la historia. Casi un tercio de todas las especies en el planeta se encuentran amenazadas o en peligro de extinci√≥n.

Ahora dos investigadores han logrado desarrollar una f√≥rmula matem√°tica que calcula la velocidad en la que la actividad humana est√° deteriorando el planeta. Los autores de la f√≥rmula, el profesor Will Steffen, un investigador sobre clima de la Universidad Nacional de Australia, y Owen Gaffney, un consultor ambiental, aseguran que el modelo matem√°tico es ‚Äúuna declaraci√≥n inequ√≠voca sobre los riesgos que las sociedades industrializadas est√°n tomando en un momento en que la acci√≥n es vital‚ÄĚ. Los investigadores quieren demostrar que la acci√≥n de los humanos est√° cambiando el medio ambiente 170 veces m√°s r√°pido que lo normal.

La f√≥rmula conocida como la ‚Äúecuaci√≥n del antropoceno‚ÄĚ fue publicada a principios de este mes en la revista The Anthropocene Review. Para desarrollar la f√≥rmula Steffen y Gaffney siguieron los principios de la navaja de Occam, una teor√≠a econ√≥mica que busca generar soluciones simples para problemas complejos. Los autores aseguran que debido al crecimiento de la poblaci√≥n humana, el consumo y la tecnolog√≠a, ‚Äúlas actividades humanas ahora compiten con las grandes fuerzas de la naturaleza en la generaci√≥n de cambios en el sistema de la Tierra‚ÄĚ.

En circunstancias normales, la velocidad de cambio de la tierra (E) est√° determinada por 3 variables principales: las fuerzas astron√≥micas (a), que ‚Äúafectan a la insolaci√≥n y son relacionadas a la radiaci√≥n solar que incluyen a la excentricidad orbital, la oblicuidad y la precesi√≥n impulsada por los efectos gravitacionales del sol y otros planetas‚ÄĚ; las fuerzas geof√≠sicas (G), que "incluye la actividad volc√°nica, la erosi√≥n y los movimientos tect√≥nicos‚ÄĚ; y la din√°mica interna (I), que es un t√©rmino amplio que incluye toda la actividad biol√≥gica normal en la Tierra. Sin embargo, en la era moderna ‚Äúuna fuerza completamente nueva est√° impulsando cambios en el sistema de la Tierra: la actividad humana (H)‚ÄĚ.

El problema es que H es una fuerza tan poderosa que domina cualquiera de los otros elementos naturales que afectan los cambios. Esto llev√≥ a Gaffney y a Steffen a concluir que ‚Äúla tasa de cambio del sistema de la Tierra en los √ļltimos 40 a 50 a√Īos es una funci√≥n exclusiva de las sociedades industrializadas (H)‚ÄĚ.

Advertisement

Esta es la ecuación antropoceno:

Courtesy of Anthropocene Review

Aqu√≠ dE / dt es la tasa de cambio experimentada por la Tierra, f(H) es la actividad humana, y (a), (G) e (I) son las fuerzas naturales que generan cambios en la Tierra, pero que tienen efectos tan m√≠nimos en comparaci√≥n con H que su valor es casi cero. Gaffney escribe que "en la f√≥rmula, las fuerzas astron√≥micas y geof√≠sicas se acercan a cero debido a su rareza o naturaleza lenta, al igual que la din√°mica interna, por ahora. Todas estas fuerzas aplican presi√≥n, pero en √≥rdenes de magnitud menores al impacto humano en la actualidad‚ÄĚ.

Advertisement

Para explicar este punto, los autores describen los cambios de temperatura en los √ļltimos miles de a√Īos. En la gran parte de los √ļltimos 7,000 a√Īos, las temperaturas globales han disminuido a un ritmo de 0.01 grados Celsius (¬įC) por siglo, pero la tasa de cambio de la temperatura de los √ļltimos 45 a√Īos ha aumentado de 1.7 ¬įC por siglo. Esto indica una tasa de cambio de temperatura 170 veces mayor que el promedio de 7,000 a√Īos. En resumen: la actividad humana es tan poderosa que hace que los otros cambios naturales que experimenta la Tierra parezcan insignificantes.

Esto tiene algunas implicaciones con respecto a la estabilidad de nuestro planeta.

Gaffney explica que "en vez de vivir en un planeta profundamente resiliente, vivimos en un planeta con factores que desencadenan cambios inmediatos. Las sociedades industrializadas est√°n jugando con los controles, cayendo en una falsa sensaci√≥n de seguridad por la estabilidad enga√Īosa del holoceno en los √ļltimos 11,700 a√Īos. Sorprendentemente y accidentalmente, hemos sacado el sistema de la Tierra de su sobre interglacial y vamos entrando en aguas desconocidas‚ÄĚ.

Advertisement

Por m√°s de cuatro mil millones de a√Īos, los cambios en nuestro planeta han sido dictados por fuerzas no humanas. Pero ahora, la acci√≥n humana se ha vuelto tan poderosa que est√° dictando la direcci√≥n de todo el planeta de manera inmediata. Tal vez esto no ser√≠a tan malo si estuvi√©ramos redise√Īando el planeta para que sea un mejor lugar para vivir, pero no estamos haciendo eso. El cambio clim√°tico no es nada bueno y tenemos un mont√≥n de f√≥rmulas que apoyan esta teor√≠a. Los autores de la ecuaci√≥n del antropoceno reiteran este sentimiento y concluyen que ‚Äúun aumento continuo en H podr√≠a generar cambios abruptos en el sistema de la Tierra que potencialmente podr√≠an desencadenar el colapso de la sociedad‚ÄĚ.

@fusion

Lucas Isakowitz is a contributing author for Fusion's Project Earth vertical.