Imagen de captura @EPN

A pesar de sus bajos √≠ndices de aprobaci√≥n, el presidente mexicano Enrique Pe√Īa Nieto es el l√≠der latinoamericano con m√°s seguidores en Twitter. Con 6.3 millones de seguidores, Pe√Īa se coloca por encima de presidentes como Mauricio Macri de Argentina y Juan Manuel Santos de Colombia seg√ļn un informe de la empresa de comunicaciones Burson-Marsteller que analiz√≥ las redes sociales de las personas m√°s influyentes del mundo.

Pe√Īa Nieto empez√≥ a usar Twitter en marzo de 2007 ‚Äď es uno de los primeros pol√≠ticos en el mundo que abri√≥ una cuenta en la red social. Seg√ļn el informe, el mandatario mexicano ocupa el lugar 17 en el ranking de 2016 de los l√≠deres m√°s influyentes del mundo. El an√°lisis se basa en los retuits que tuvo.

El informe subraya que hasta la fecha Pe√Īa Nieto es el √ļnico l√≠der que ha respondido directamente a un tuit del presidente estadounidense Donald Trump.

Ahora bien, los seguidores y la ‚Äúinfluencia‚ÄĚ en Twitter no siempre se traducen en popularidad en el mundo real. No hay duda que a Pe√Īa Nieto tambi√©n le llueven cr√≠ticas de usuarios que exigen respuestas y piden su renuncia.

Advertisement

El estudio admite que el ‚Äúapoyo‚ÄĚ a Pe√Īa Nieto en las redes sociales podr√≠a ser enga√Īoso. Es muy probable que muchos de sus seguidores sean los llamados ‚Äúpe√Īabots‚ÄĚ, cuentas falsas creadas para dar la impresi√≥n de muchos followers, likes, etc. El portal Aristegui Noticias afirma que m√°s de un mill√≥n de sus seguidores en Twitter son falsos.

Advertisement

Trump tambi√©n tiene seguidores falsos. La semana pasada, varios medios se√Īalaron que el presidente estadounidense gan√≥ cinco millones de seguidores como arte de magia. Sin embargo, varios expertos afirman que la mayor√≠a son bots.

Las redes sociales se han convertido en la nueva propaganda pol√≠tica. Trump usa Twitter a diario para saltarse a la prensa, dar comunicados de √ļltimo minuto y atacar a sus rivales. Incluso hay pa√≠ses que abordan disputas internacionales con memes y gifs.

Para ser pol√≠tico en el siglo 21, hay que saber c√≥mo manejar Twitter, Facebook y compa√Ī√≠a.