Shutterstock, FUSION

Hace 4 a√Īos, por estas fechas, me preguntaron lo mismo: ¬ŅCallo, qu√© piensas del internet en M√©xico? Hace 4 a√Īos yo era apenas un joven provinciano reci√©n llegado al D.F. (s√≠, as√≠ se llamaba hace 4 a√Īos) buscando hacer realidad mis sue√Īos de convertirme en escritor y mi √ļnico boleto para hacer eso posible era el internet. No hab√≠a vuelta atr√°s: era eso o regresarme a vivir a Mazatl√°n. Fallar no era opci√≥n.

En ese entonces no exist√≠an los llamados #Lords ni las #Ladies y la √ļnica forma de hacerte famoso por ser un naco en M√©xico era salir en Sabadazo y yo no conoc√≠a a nadie ah√≠, entonces esa tampoco era opci√≥n. C√≥mo han cambiado las cosas.

En el 2012 nadie en M√©xico realmente cre√≠a que el internet se convertir√≠a en ‚Äúla pr√≥xima gran cosa‚ÄĚ; ni las marcas, ni las televisoras, ni los peri√≥dicos (si naciste despu√©s de 1995 los peri√≥dicos son esos rollos de papel que sirven para matar moscas), ni las revistas (si naciste despu√©s del 1995, son como una p√°gina de internet pero en papel). ¬†Pero hab√≠a un grupo de j√≥venes que no ten√≠a otra opci√≥n m√°s que la de creer y para los cu√°les el internet era la √ļnica forma de hacer lo que amaban. Un grupo de j√≥venes con hambre, una cualidad indispensable para el √©xito y que se hab√≠a perdido ya hace muchos a√Īos en M√©xico. Yo era uno de esos j√≥venes.

El internet de hace 4 a√Īos representaba la libertad de expresi√≥n en toda la extensi√≥n de la palabra. No exist√≠an polic√≠as del pensamiento correcto ni dominaban los grupos moralinos que hac√≠an que las mayor√≠as se sintieran c√≥modas con lo que las minor√≠as publicaban. No hab√≠a autocensura, ni la pol√≠tica de lo correcto. Hoy es otra historia.

En el internet del 2016 existen enemigos comunes, tenemos a los malos y a los buenos. Existen tab√ļes, temas intocables y una lista bien definida de la gente a la que tenemos que odiar (inaceptable no hacerlo) y la gente que nos tiene qu√© caer bien. Las opiniones personales y la cr√≠tica es tolerada siempre y cuando no vayan con la agenda progresista, y la censura ya no la pone Televisa o el gobierno, la ponemos nosotros y nuestra aguda obsesi√≥n por lo pol√≠ticamente correcto.

Advertisement

En el internet del 2016 todos somos veganos, macrobióticos, feministas, pansexuales, incluyentes y votamos por la izquierda. Y ni hablar de las consecuencias de estar del lado de los malos.

El internet del 2016 es autoritario y el bullying no se tolera para nadie excepto para los que nos caen gordos (o no piensan como la mayor√≠a). Contra ellos no hay reparo, se necesita solamente googlear ‚ÄúPe√Īa Nieto‚ÄĚ, ‚ÄúNicol√°s Alvarado‚ÄĚ o ‚ÄúDonald Trump‚ÄĚ para darnos cuenta.

Hoy, la generaci√≥n de la verg√ľenza ha tomado las riendas del ciberespacio y quienes parec√≠an ser los abanderados de la tolerancia y la libertad de expresi√≥n son los que ahora se escandalizan si votas por el PRI o si no te gusta Juan Gabriel (vale aclarar que a m√≠ me gusta mucho, antes de que empiecen). Esta generaci√≥n planea perseguir y castigar por medio del escarnio p√ļblico y la humillaci√≥n a todo aquel que le gusten las corridas de toros (not me) o se atreva a asegurar que los ni√Īos en √Āfrica son una prioridad mayor que los perros extraviados. En el internet del 2016 los animales tienen m√°s derechos humanos que los humanos y la obesidad no te hace una persona con mayor riesgo de un ataque al miocardio o un s√≠ndrome metab√≥lico, la obesidad te hace ‚Äúhermosa‚ÄĚ.

Advertisement

Los guardianes de la moral p√ļblica ahora nos exigen qu√© y c√≥mo opinar y a qu√© Dios rezarle. Y ah√≠ es cuando pienso que, en el 2016, estamos dando vuelta en la direcci√≥n incorrecta en esta s√ļper carretera de la informaci√≥n.

Para los que me conocen ya de varios a√Īos o han visto algunos de mis videos recientes sabr√°n que soy (y siempre he sido) un defensor incansable de la libertad de expresi√≥n. Libertad sobre todas las cosas, (incluso sobre las que creo correctas), y considero que es inaceptable (y preocupante) cargar con consecuencias a las opiniones que desagradan a la mayor√≠a.

Y más allá de eso, creo que debe existir la garantía de poder opinar lo que a uno le venga en gana por más incómodo o irritante que les puedan parecer a los demás.

Advertisement

De lo perdido, lo que aparezca: el internet siempre ha sido un claro reflejo de la sociedad actual y hoy es innegable que lo que publiques en tus redes sociales es más importante que nunca y lo que digas aquí puede convertirte en un héroe de la vida real o hacerte perder tu trabajo (depende del lado que estés). Nunca habíamos sido tan poderosos.

Mientras esperamos el resultado de este experimento llamado ‚Äúlibertad de expresi√≥n en M√©xico‚ÄĚ y contemplamos juntos la evoluci√≥n del internet en nuestro espacio, esperar√© a que alguien, en 4 a√Īos, me vuelva a hacer la misma pregunta. Ojal√° entonces pueda dar otra respuesta.

La ‚Äúlibertad de expresi√≥n‚ÄĚ no se trata de opinar todos lo mismo, se trata de confrontarnos, debatir y tolerarnos.

Advertisement

Callodehacha es un comediante y YouTuber¬†mexicano.¬†Tiene 28 a√Īos y es¬†originario de Mazatl√°n.