Jim Loscalzo/picture-alliance/dpa/AP Images

En Estados Unidos hay un presidente que miente mucho. En un par de meses Donald Trump se ha quedado sin credibilidad. Y esto es muy grave porque, cuando realmente necesite que los estadounidenses le crean, ya no sabremos si lo que dice es verdad o mentira.

Trump tiene un largo camino de mentiras. Durante a√Īos asegur√≥ que Barack Obama no hab√≠a nacido en Estados Unidos. Hasta que, por fin, un buen d√≠a dijo p√ļblicamente que Obama hab√≠a nacido en Hawaii. Trump nunca se disculpa, solo cambia de tema.

Trump minti√≥ tambi√©n en un tuit en noviembre sobre los supuestos "millones de personas que votaron ilegalmente" en las pasadas elecciones y que le hicieron perder el voto popular. No solo eso. En su primera reuni√≥n con l√≠deres del congreso en la Casa Blanca volvi√≥ a repetir la mentira, seg√ļn report√≥ The New York Times, y dijo que de tres a cinco millones de indocumentados hab√≠an votado.

Todo esto es falso. Pero Trump cree que al repetir sus mentiras la gente se lo va a creer.

Lo que s√≠ est√° claro es la aversi√≥n de Trump por los inmigrantes. Su campa√Īa presidencial comenz√≥ con una gigantesca mentira al decir que los inmigrantes que env√≠a M√©xico "traen drogas, traen crimen y son violadores". Atenci√≥n: Trump nunca dijo algunos o unos pocos. Quiso convertir a todos los inmigrantes mexicanos en delincuentes y eso es totalmente falso. (El 97 por ciento de los indocumentados nunca ha cometido un crimen serio o felony, seg√ļn el Migration Policy Institute. )

Advertisement

La √ļltima gran mentira de Trump fue en otros dos tuits. El s√°bado 4 de marzo a las 6:35 A.M. dijo: "Terrible, me acabo de enterar que Obama orden√≥ que me espiaran en la Torre Trump‚Ķ" Y 14 minutos m√°s tarde se pregunt√≥: "¬ŅEs legal que un presidente esp√≠e antes de una elecci√≥n?‚ĶQu√© bajo ha ca√≠do."

No sabemos que estaba pasando esa ma√Īana en el hotel del presidente en Mar-a-Lago, Florida, pero Trump y su celular se convirtieron en una m√°quina de mentiras. Aparentemente nadie del equipo presidencial se atreve a contradecir al presidente aunque est√© equivocado.

La mentira de Trump quedó corroborada por el director del FBI, James Comey, quien dijo en una audiencia del congreso: "No tengo ninguna información que apoye esos tuits." Traducción: el principal espía del país salió en televisión nacional a decir que su jefe estaba mal.

Advertisement

Es muy poco presidencial que Trump se levante en la Florida y se ponga a disparar mentiras contra un ex mandatario sin tener ninguna evidencia. Lo menos que le podemos pedir al líder de la principal superpotencia mundial es que corrobore lo que va a decir en Twitter y respire unos segundos antes de apretar el botón de envío.

Estos son tiempos muy difíciles. El país está partido por la mitad. Millones no votaron por Trump y ven con preocupación sus mentiras y sus comentarios racistas.

No entiendo cómo un presidente que quiere aprobar un nuevo plan de salud, cambiar las leyes migratorias y que tiene a un nuevo nominado a la Corte Suprema de Justicia, se pone a distraer la atención del país con falsedades.

Advertisement

El principal problema es que nos estamos acostumbrando a las mentiras de Trump. Son tantas y tan seguidas que ya no sorprenden a nadie. Como cuando dijo que los musulmanes estaban celebrando en Nueva Jersey tras los actos terroristas del 9/11 o que el papá del Senador Ted Cruz se reunió con el asesino Lee Harvey Oswald. Absurdo todo.

Pero cuando un presidente miente frecuentemente puede haber graves consecuencias para el pa√≠s. Hay casos que requieren de absoluta confianza en el l√≠der de una naci√≥n. ¬ŅQu√© pasar√≠a en caso de un ataque nuclear de Corea del Norte o que se decida iniciar una nueva guerra en Siria? ¬ŅY si hubiera otro ataque terrorista en Estados Unidos? ¬ŅPodr√≠amos confiar plenamente en el presidente?

Lo m√°s triste de todo es ver a un presidente que miente y luego, cuando lo agarran en la trampa, insistir en su error. Parece que Trump vive en un mundo de fantas√≠as creadas por √©l mismo. "Yo soy el presidente y t√ļ no", le dijo como si fuera un ni√Īo a la revista TIME en una entrevista.

Advertisement

Trump tiene tanta necesidad de que lo vean como un presidente leg√≠timo que no se da cuenta que sus mentiras y deseos de grandeza solo lo hacen ver m√°s peque√Īo y trivial.