ASSOCIATED PRESS

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por su siglas en inglés) deberá pagar casi medio millón de dólares a una mujer mexico-americana que fue sometida a una serie de revisiones anales y vaginales en la frontera de Texas en el 2012.

Será el segundo pago que la mujer recibirá tras un acuerdo legal que se negoció después del incidente. El hospital que llevó acabo una segunda serie de exámenes en las partes íntimas de la mujer le otorgó $1.1 millones de dólares en 2014.

Read this story in English here.

CBP asegura que el pago que la agencia realizar√° por $475,000 no denota culpabilidad. ‚ÄúEl acuerdo no debe ser visto como una admisi√≥n de responsabilidad legal", dijo CBP en una declaraci√≥n sobre la demanda que present√≥ la Uni√≥n Americana de Libertades Civiles (ACLU pos sus siglas en ingl√©s). ‚ÄúAmbas partes entraron en un acuerdo con el fin de hacer concesiones respecto a los reclamos en disputa y as√≠ evitar los gastos de una litigaci√≥n prolongada‚ÄĚ.

La mujer mexico-americana, a quien la demanda se refiere como ‚ÄúJane Doe‚ÄĚ para proteger su identidad, primero recibi√≥ $1.1 millones de d√≥lares por parte del centro m√©dico universitario de El Paso despu√©s de que los doctores de esta instituci√≥n realizaran ‚Äúinspecciones altamente invasivas sin una orden judicial y bajo la insistencia de agentes de la Oficina de Aduanas y Protecci√≥n Fronteriza‚ÄĚ, de acuerdo a una declaraci√≥n de ACLU.

Advertisement

La organizaci√≥n de ACLU dice estar preocupada de que este incidente sea parte de un patr√≥n m√°s grande de abuso en una frontera que se encuentra ‚Äúsobre-militarizada‚ÄĚ.

Edgar Saldivar, un abogado para la ACLU de Texas, dice que el incidente ocurri√≥ en diciembre de 2012 cuando su cliente estaba regresando a Estados Unidos despu√©s de visitar a un amigo en M√©xico. ‚ÄúUn perro que est√° entrenado para detectar drogas le salt√≥ encima y alert√≥ a los oficiales. Llevaron acabo inspecciones preliminares pero no encontraron nada‚ÄĚ, dijo Saldivar.

Seg√ļn el abogado esto llev√≥ a una segunda ronda de inspecciones ‚Äúdonde le hicieron revisiones m√°s invasivas en sus partes privadas, pero no encontraron nada‚ÄĚ. Sin estar satisfechos, ‚Äúla llevaron al hospital para que le realizaran ex√°menes m√°s extensivos‚ÄĚ, dijo Saldivar.

Advertisement

El abogado de ACLU dice que los doctores del hospital de El Paso, siguiendo instrucciones de CBP, le dieron laxantes a la mujer y examinaron su excremento. También le hicieron una tomografía y usaron un espéculo para revisar su vagina y ano.

‚ÄúSiguieron sin encontrar nada‚ÄĚ, dijo Saldivar. ‚ÄúCada inspecci√≥n result√≥ negativa. Todo esto lo hicieron sin una orden judicial o su consentimiento verbal‚ÄĚ.

Fusion contactó a CBP pero la agencia declinó comentar sobre los detalles del caso.

Advertisement

Saldivar dice que la mujer estuvo detenida por aproximadamente 6 horas y después la dejaron ir sin presentar cargos. Dijo que CBP le envió la cuenta del hospital por un monto de $5,488 dólares después de que la mujer se rehusó a firmar una forma de consentimiento médico.

‚ÄúLe lleg√≥ la cuenta despu√©s de haberse sentido como una v√≠ctima de abuso sexual de los agentes fronterizos, as√≠ que fue a las oficinas de ACLU en Nuevo M√©xico y ellos a su vez se contactaron con la ACLU de Texas y as√≠ es como empezamos la investigaci√≥n‚ÄĚ, dijo Saldivar.

El abogado dice que el acuerdo legal rompió récords.

‚ÄúNo s√© de ning√ļn otro caso en el que CBP haya pagado tanto dinero por una inspecci√≥n ilegal‚ÄĚ, dijo.

Advertisement

ACLU dice que ha enviado notas informativas a m√°s de 100 hospitales a lo largo de la frontera desde San Diego hasta Houston para alertar a los doctores sobre las consecuencias legales que pueden enfrentar si realizan inspecciones bajo ordenes de la CBP sin una orden judicial.

‚ÄúDefinitivamente pensamos que esto es parte de un patr√≥n de abuso que existe en la frontera‚ÄĚ, dice Saldivar. ‚ÄúEst√° sobre-militarizada y algunos de los agentes que trabajan ah√≠ act√ļan como si estuvieran por encima de la ley. Esperamos que este caso refleje la necesidad de lograr m√°s reformas, transparencia y supervisi√≥n‚ÄĚ.