AP

Donald Trump se ha inventado tres cuentos para criminalizar, criticar y rechazar a los inmigrantes en Estados Unidos. Pero esos cuentos están llenos de mentiras. El problema es que después de repetirlos tantas veces, muchos estadounidenses ya se los creyeron.

Vamos a destruir, uno por uno, los tres cuentos y mentiras de Trump.

1) Primer cuento: Los inmigrantes indocumentados son criminales. Ese es el principal cuento de Trump. Cuando lanz√≥ su campa√Īa presidencial en junio del 2015, Trump acus√≥ a los inmigrantes mexicanos de "traer drogas, traer el crimen y ser violadores". Y en su primer discurso ante el Congreso, otra vez, describi√≥ a los inmigrantes como "miembros de pandillas, traficantes de drogas y criminales". Todo eso es falso.

El 97 por ciento de los indocumentados es gente buena. ¬ŅDe d√≥nde saqu√© esa cifra? De un estudio del Migration Policy Institute que asegura que menos del tres por ciento de los indocumentados han cometido un crimen serio (o felony en ingl√©s). De hecho, los estadounidenses cometen el doble de cr√≠menes graves -6 por ciento- que los indocumentados.

Un dato m√°s. Entre m√°s inmigrantes indocumentados, menos crimen. La poblaci√≥n indocumentada se triplic√≥ de 3.5 millones en 1990 a 11.2 millones en el 2013. Bueno, en ese mismo per√≠odo los cr√≠menes violentos en Estados Unidos bajaron 48 por ciento, seg√ļn el FBI.

Trump insiste en presentar a los inmigrantes como "bad hombres". Pero es una mentira. No le crean.

Advertisement

2) Segundo cuento: Los inmigrantes le cuestan mucho a Estados Unidos. Eso dice Trump pero es falso también. Esta es una simple cuestión de sumas y restas.

S√≠, efectivamente, los inmigrantes reciben algunos servicios sociales y educaci√≥n p√ļblica gratuita para sus hijos hasta preparatoria (o highschool). Eso cuesta mucho. Pero los inmigrantes tambi√©n aportan mucho.

Los inmigrantes pagan impuestos y crean trabajos. Además, la gran ironía es que los indocumentados contribuyen por ley a un fondo de retiro (social security) y a un programa médico (medicare) que nunca podrán usar debido a que no están legalmente en el país.

Advertisement

Al final de cuentas los inmigrantes contribuyen m√°s de dos mil millones de d√≥lares al a√Īo a la econom√≠a de Estados Unidos, seg√ļn la Academia Nacional de Ciencias (o 54 mil millones de d√≥lares en casi dos d√©cadas).

Trump culpa a los inmigrantes de ser una carga para el país. No es cierto. Contribuyen mucho más de lo que toman.

3) Tercer cuento: Los inmigrantes le quitan el trabajos a los estadounidenses. Trump ha querido culpar a los inmigrantes de los problemas económicos que sufren los trabajadores estadounidenses. Pero está equivocado.

Advertisement

Los inmigrantes casi nunca compiten por los mismos trabajos que quieren o tienen los estadounidenses. Hacen, sobre todo, los trabajos que nadie más quiere hacer en la agricultura y en el sector de servicios. Reto a cualquier estadounidense a que tome el durísimo trabajo que hacen los indocumentados en los campos de cultivo de Florida o California, o en los restaurantes de Nueva York y Chicago, o en los hoteles de cualquier parte del país. Además, sus salarios suelen ser de los más bajos y tienen muy pocas protecciones laborales.

Los inmigrantes complementan el trabajo de los estadounidenses, no son una competencia directa para ellos. No, los inmigrantes no le est√°n robando los trabajos a los estadounidenses. Al contrario, les ayudan.

Por a√Īos ha flotado la idea de que hay que convocar a un d√≠a sin inmigrantes. Nunca se ha concretado. Pero Estados Unidos se paralizar√≠a.

Advertisement

Donald Trump, hay que reconocerlo, es una persona que miente mucho. Minti√≥ durante a√Īos al decir que Barack Obama no hab√≠a nacido en Estados Unidos. Luego volvi√≥ a mentir al asegurar que hasta tres millones de indocumentados hab√≠an votado en la pasada elecci√≥n (y que por eso perdi√≥ el voto popular). Y hace poco, sin tener ninguna prueba o evidencia, escribi√≥ en Twitter que el presidente Obama hab√≠a ordenado que los espiaran durante la campa√Īa presidencial.

Todo eso es falso. Y también lo son sus cuentos sobre los inmigrantes.

No se√Īor Trump, los inmigrantes no son criminales, ni son una carga econ√≥mica para Estados Unidos, ni le quitan los trabajos a los estadounidenses. Esos son puros cuentos. A ver qui√©n se los cree.