Getty Images

Nunca se ha visto una elección presidencial como esta y no se debe tratar como cualquier otra. Eso incluye a los debates.

Tradicionalmente, los moderadores¬†de los¬†debates presidenciales han sido hombres blancos mayores de 40 a√Īos de edad. En 2012, los cuatro moderadores ‚Äď Martha Raddatz, Jim Lehrer, Bob Schieffer y Candy Crowley‚ÄĒeran blancos mayores de 55 a√Īos.¬†¬†Fue¬†la primera vez en 20 a√Īos que se seleccion√≥ a una mujer para moderar un debate.

Sin embargo, esto no es representativo de los Estados Unidos. Los temas de raza, g√©nero, inmigraci√≥n, discriminaci√≥n y justicia no son simplemente puntos de conversaci√≥n‚ÄĒ¬†para muchos,¬†son una cuesti√≥n de vida o muerte. Necesitamos moderadores que puedan reflejar la realidad.

Click here to read the original article in English.

Los j√≥venes de 18 a 33 a√Īos son la generaci√≥n m√°s diversa que se ha visto en la historia¬†estadounidense. El 43% son personas no blancas. Muchos de estos j√≥venes tienen parejas que no son de la misma raza. Esta generaci√≥n no cree en los conceptos tradicionales¬†de g√©nero. Aproximadamente 68% de estos j√≥venes no blancos cree que el gobierno deber√≠a pagar los servicios m√©dicos de todos. Casi la mitad de los j√≥venes afro-americanos reportan haber tenido ‚Äúinteracciones negativas‚ÄĚ con la polic√≠a. Seg√ļn los datos del Centro de Investigaciones Pew, los votantes hispanos de 35 a√Īos de edad o menos ser√°n casi la mitad (44%) de los 27.3 millones de votantes hispanos en 2016, lo cual marca un nuevo r√©cord y les da la distinci√≥n de ser el grupo √©tnico de votantes m√°s grande.

Advertisement

Sin embargo, de acuerdo con el Washington Post, los j√≥venes tienden a salir menos a votar. ¬ŅSer√° porque creen que su voz no¬†importa en el proceso electoral? ¬ŅSer√° porque no los han incluido en las conversaciones m√°s importantes?

No es ning√ļn secreto que los j√≥venes estaban apasionados por Bernie Sanders‚ÄĒvarias encuestas mostraron que los estadounidenses menores de 30 a√Īos apoyaban a Sanders m√°s que a Trump y Clinton juntos. ¬ŅA qu√© se debe? El senador siempre tocaba los temas que¬†realmente le importan¬†a los j√≥venes: la deuda estudiantil y el acceso a la educaci√≥n, la desigualdad econ√≥mica y las injusticias sociales que prevalecen en el pa√≠s. Un estudio del Instituto de Pol√≠ticas de Harvard publicado en 2015 dice que casi seis de cada diez personas entre 18 y 29 a√Īos con t√≠tulo universitario creen que el llamado Sue√Īo Americano ‚Äúsigue vivo‚ÄĚ. Tienen esperanza y son el futuro; para el a√Īo 2020, las minor√≠as ser√°n la mayor√≠a. Por √©sta raz√≥n, la representaci√≥n y la inclusi√≥n son sumamente importantes.

Le debemos a los j√≥venes estadounidenses‚ÄĒla gente que vivir√° en este pa√≠s‚ÄĒun debate enfocado en los temas que m√°s les importan. Necesitamos un moderador que preguntar√° sobre el movimiento Black Lives Matter (‚ÄúLas Vidas Negras Importan‚ÄĚ). Merecemos un moderador que formular√° preguntas dif√≠ciles acerca de la inmigraci√≥n. Nos deben un moderador que preguntar√° a los candidatos sobre la islamofobia. Alguien que no tenga miedo de preguntarle a los candidatos sobre el aborto, las deportaciones, los derechos laborales de las mujeres embarazadas, la discriminaci√≥n contra la comunidad LGBTQ, o la deuda estudiantil. Si el futuro de los Estados Unidos es joven, de¬†color moreno, queer y femenino, el pa√≠s se debe a si mismo escuchar todas las voces durante los debates presidenciales. Periodistas que son homosexuales, mujeres, afro-americanos, latinos, asi√°ticos, y los ind√≠genas americanos deber√≠an ser considerados para el rol de moderadores. No estamos hablando de una breve invitaci√≥n para que una cara negra o morena haga una pregunta inc√≥moda y despu√©s se escoltada fuera del escenario.

Advertisement

Hay muchas opciones. Opciones muy recomendables. No solamente son los conductores de siempre como Jorge Ramos, Mar√≠a Elena Salinas y Lester Holt, pero nuevos personajes ‚ÄĒperiodistas que hablan de pol√≠tica¬†y no son hombres blancos mayores de 55. Por ejemplo:

‚ĶY hay muchos m√°s que merecen ser considerados. La cuesti√≥n de quien va hacer las preguntas es sumamente importante. En enero, durante el Black and Brown Forum de Iowa (co-organizado por Fusion), Jorge Ramos le pidi√≥ a Hillary Clinton que pare de usar la palabra ‚Äúilegales‚ÄĚ al referirse a las personas indocumentadas en Estados Unidos. En ese mismo evento, Thalia Anguiano, alumna de tercer a√Īo en la Universidad de Drake, le pregunt√≥ a Clinton: ‚Äú¬ŅQu√© significa el privilegio blanco para ti?‚ÄĚ. La raza, etnicidad e identidad han sido algunos de los temas m√°s discutidos durante este ciclo electoral, por eso expresar las perspectivas de las personas de color es crucial. Ser√≠a un bono extra para los periodistas activos en Twitter y Facebook ya que los j√≥venes¬†est√°n¬†conectados en las redes sociales y es su fuente primordial para adentrarse en las noticias.

Advertisement

El 8 de noviembre cambiará a los Estados Unidos para siempre. Pero antes de llegar a ese punto, le debemos a este país cambiar la manera en la que cuestionamos a los candidatos. Los que moderan los debates deben reflejar a los herederos de Estados Unidos.