This image was removed due to legal reasons.

Cientos de empresas han registrado sus proyectos con el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos en un intento por ganar el contrato para la construcción del muro fronterizo de Donald Trump. Existe un proyecto que propone un muro hecho de vidrio acrílico para permitirle a la patrulla fronteriza observar todo lo que está pasando del lado de México.

Advertisement

Imagínense 3,200 kilómetros con esas ventanas que son transparentes de un sólo lado. Sí, esas ventanas unidireccionales que aparecen en las películas de policías y detectives en donde meten al villano para ser interrogado. El lado gringo es transparente y el lado mexicano es opaco.

Así Trump puede monitorear a sus ‘bad hombres’.

This image was removed due to legal reasons.
Advertisement

El modelo fue creado por PennaGroup, una empresa constructora basada en Texas.

La compañía dice en su página de web que entrevistó a decenas de agentes de la patrulla fronteriza para entender sus necesidades e incorporarlas al proyecto. En teoría, el muro sería construido con vigas de acero y mallas de alambre. Las hojas de vidrio acrílico serían colocadas en zonas de “alto riesgo” donde se han identificado las rutas de tráfico de personas y drogas. La compañía subraya que busca construir el muro con un estilo arquitectónico neoclásico. En pocas palabras, son unos mamones.

PennaGroup no respondió a una solicitud de entrevista.

This image was removed due to legal reasons.
Advertisement

Más de 400 empresas de todo el mundo han registrado sus anteproyectos para competir en la licitación del muro fronterizo. La semana pasada el gobierno estadounidense eligió a los finalistas. La lista aún no se ha hecho pública.

Existen toda clase de proyectos ridículos, desde una propuesta para colocar un monorriel encima del muro hasta un modelo que permite grabar mensajes en la estructura para recordar a los muertos.

Advertisement

Los expertos calculan que el muro fronterizo podría costar hasta 21 mil millones de dólares sin contar los gastos de mantenimiento. Sin embargo, por ahora, el dinero para el muro no será incluido en el presupuesto fiscal estadounidense de este año. Trump insiste que México lo va a pagar de una manera u otra.

Lo más probable es que los contribuyentes estadounidenses lo acaben pagando siempre y cuando los legisladores aprueben el financiamiento de la estructura.

Share This Story

Get our newsletter