Ilustración de Elena Scotti/Fusion/GMG. Fotos de AP y Getty.

CIUDAD DE MEXICO ‚ÄĒ ‚ÄúPor amor al pueblo me hice presidente. Ustedes me hicieron presidente‚ÄĚ, se escucha la voz de Hugo Ch√°vez en un anuncio del a√Īo 2012 que compara al difunto l√≠der venezolano con el eterno candidato de izquierda mexicano Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador. El Comandante habla pero es AMLO quien aparece en pantalla. La propaganda termina con una advertencia: ‚ÄúLa √ļnica diferencia es que Ch√°vez es presidente y L√≥pez Obrador quiere serlo‚ÄĚ.

Las comparaciones están resurgiendo una vez más ahora que el fundador del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) lidera las encuestas en cara a la elección presidencial de 2018.

Pero no es una estrategia hecha en M√©xico. Ch√°vez es el villano favorito de la regi√≥n y se ha convertido en una figura que se usa y se usar√° por muchos a√Īos para desprestigiar a la izquierda latinoamericana. ‚ÄúNo es la primera vez que se hace. Se hizo anteriormente en 2006, se hizo anteriormente en otras elecciones y se ha hecho en toda Am√©rica Latina‚ÄĚ, me dijo Miguel Tinker Salas, acad√©mico venezolano y profesor de historia latinoamericana en el Pomona College de California.

Al difunto presidente venezolano ya se le ha comparado con el expresidente Mauricio Funes y el presidente Salvador S√°nchez Cer√©n de El Salvador, el expresidente Ollanta Humala Tasso de Per√ļ, la expresidenta Cristina Fern√°ndez de Kirchner de Argentina, y el expresidente Rafael Correa y el presidente Len√≠n Moreno de Ecuador. Incluso al mandatario estadounidense Donald Trump se le compar√≥ con Ch√°vez recientemente en un art√≠culo del diario The Washington Post. ‚ÄúEn Venezuela, no pudimos detener a Ch√°vez. No cometan los mismos errores que hicimos‚ÄĚ, lee el art√≠culo de opini√≥n. ‚ÄúEn un aspecto, Trump y Ch√°vez son id√©nticos. Ambos son maestros del populismo‚ÄĚ.

Ahora el fantasma de Chávez vuelve a México para ahuyentar al electorado.

‚ÄúEl discurso es para denigrar‚ÄĚ, me dice Tel√©sforo Nava, profesor de ciencias sociales y humanidades en la Universidad Aut√≥noma Metropolitana de la Ciudad de M√©xico. ‚ÄúDicen, ‚ÄėEs un populista. Va a ser un Hugo Ch√°vez. Cuidado porque va a venir a destruir el pa√≠s‚Äô. No va por all√≠ el asunto‚ÄĚ.

Advertisement

Sin embargo, Nava reconoce que hay ‚Äúpuntos en com√ļn‚ÄĚ con AMLO.

Seg√ļn el acad√©mico, ambos hablan de masas, afirman que quieren cambiar el status quo, son nacionalistas y sostienen un discurso en contra de las √©lites al mismo tiempo que buscan acuerdos con la clase empresarial. Ch√°vez construy√≥ un sistema de liderazgo vertical concentrando el poder en su persona. Nava dice que L√≥pez Obrador est√° haciendo lo mismo dentro de su nuevo partido pol√≠tico.

Advertisement

AMLO, en ocasiones, tambi√©n ha demostrado una actitud poco democr√°tica. En 2006, tras perder una elecci√≥n muy cerrada, llam√≥ a sus seguidores a establecer un plant√≥n en el Z√≥calo y se declar√≥ el ‚Äúpresidente leg√≠timo‚ÄĚ de M√©xico. Y su discurso sobre fraudes electorales a veces es contraproducente y lo hace ver m√°s como un mal perdedor.

Todo esto ayuda a construir la narrativa de que se parece mucho a Ch√°vez.

‚ÄúSi la percepci√≥n se logra construir, pues obviamente esto genera un da√Īo en t√©rminos de imagen a un movimiento o una opci√≥n pol√≠tica como en el caso de L√≥pez Obrador‚ÄĚ, me explic√≥ Horacio Vives, profesor de ciencia pol√≠tica del Instituto Tecnol√≥gico Aut√≥nomo de M√©xico (ITAM).

Advertisement

Pero el profesor se√Īala que a fin de cuentas es una simplificaci√≥n del contexto mexicano y venezolano. La econom√≠a, la historia, las circunstancias no son las mismas.

‚ÄúCreo que no hay fundamentos para decir que ante una eventual llegada de L√≥pez Obrador a la presidencia, va a seguir una ruta hacia la catastr√≥fica de Venezuela‚ÄĚ, me dijo Vives.

Hasta ahora López Obrador ha rechazado la comparaciones pero realmente no ha logrado callar a sus críticos ya que no ha consolidado una postura contundente con respecto a Venezuela bajo la excusa de la no intervención. Tampoco se ha distanciado de ciertos personajes que han adoptado posturas radicales.

Advertisement

‚ÄúEl problema est√° en el discurso [de L√≥pez Obrador] y justamente este es el riesgo de que se le pueda asociar con Ch√°vez porque tampoco ha tenido una postura clara en t√©rminos de condena al r√©gimen venezolano‚ÄĚ, subraya Vives.

Los expertos advierten que sin una clara pronunciación en contra del régimen que ahora encabeza Nicolás Maduro, sus opositores seguirán explotando la comparación.

‚ÄúEl motivo pol√≠tico es tratar de distraer la atenci√≥n de los mexicanos sobre los problemas que existen en el pa√≠s y enfocarlos en una figura que en realidad no tiene nada que ver con M√©xico, que es Hugo Ch√°vez‚ÄĚ, opina Tinker Salas, el acad√©mico venezolano.

Advertisement

‚ÄúEs una arma publicitaria que un sector conservador ha decidido tratar de utilizar pensando que le va a dar resultados‚ÄĚ, asegura Tinker Salas. ‚ÄúLos mexicanos han pasado por este proceso ya en dos ocasiones. Creo que est√°n m√°s interesados en lo que van a proponer los diferentes partidos para resolver los problemas en M√©xico y no lo que est√° sucediendo en Venezuela‚ÄĚ.